Tras cuatro años de vigencia del carné por puntos, la DGT ha elaborado las primeras estadísticas desde que empezó a aplicarse en julio de 2006. En ellas se recoge que se ha realizado más de tres millones de sanciones y cuatro millones de sanciones firmes que han representado una pérdida de más de 13 millones de puntos.

El exceso de velocidad ha sido el principal motivo de los cuatro millones de sanciones firmes mientras que conducir bajo los efectos del alcohol, no usar el cinturón de seguridad o utilizar el móvil conduciendo, han quedado en segundo lugar.

No obstante, gracias a la implantación del permiso por puntos se está consiguiendo, precisamente, alcanzar el objetivo para el que fue creado: la reeducación. Desde que entrara en vigor en España (exceptuando País Vasco y Cataluña), alrededor de 90.000 personas han realizado cursos para recuperar los puntos perdidos, de las cuales 39.000 lo hicieron para recuperar el permiso y 51.000 para recobrar los puntos.

Tanto las asociaciones de conductores como las asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico valoran la gran aportación de este permiso a la seguridad vial, marcando un antes y un después. Y es que desde 2006 a 2009, las muertes por accidente de tráfico se redujeron un 36%. Esta cifra pone de manifiesto, según el INSIA (Instituto Universitario de Investigación del Automóvil), que unas 50 personas al mes podrían haber salvado la vida.

El balance de resultados ha sido muy positivo y demuestra ser una herramienta eficaz para la seguridad vial. Estos cuatro años han servido para demostrar que el sistema funciona, a la vez que se han establecido unas sólidas bases, con independencia de algunas modificaciones que se han realizado para reforzar la seguridad vial.

A partir de ahora, el objetivo del permiso está encaminado en conseguir asimilar los últimos cambios adoptados, como despenalizar las infracciones que no suponen un riesgo para la seguridad vial y ampliar otras que sí lo son, y mejorar la gestión.

Via|DGT

1 COMENTARIO

Deja una respuesta