Si estás familiarizado con el mundo del automóvil seguro que has escuchado hablar bastante del Alcántara en los últimos años. Se trata de un material sintético que cada vez tiene más presencia en los vehículos de cuatro ruedas, principalmente en los modelos de alta gama. Se puede encontrar en el volante, en el salpicadero, en las puertas o incluso en el techo de algunos modelos; y se relaciona con el lujo y la deportividad al ofrecer un tacto y apariencia muy característicos.

El caso es que este material compuesto por poliéster, poliuretano y microfibras fue creado en la década de los 70 por la empresa que con la empresa italiana que lleva el mismo nombre. Su crecimiento ha sido sorprendente, llegando a triplicar sus ventas debido a la alta demanda, que cada vez se expande a más campos. Incluso llega a las cubiertas de algunos ordenadores Microsoft y a las fundas de iPhone. Pero la oferta es limitada y podría no satisfacer toda esa demanda.

La fábrica que tiene la compañía en Milán es capaz de producir 8 millones de metros de Alcántara al año. Pueden parecer mucho, pero como decíamos, la popularidad es tal que no dan abato. Andrea Boragno, CEO de Alcántara, afirma que están rechazando hasta un 20 % de nuevos clientes por este motivo. Aunque la mayoría de la demanda proviene de Europa, son otros mercados como Estados Unidos y China los que más crecen.

Por supuesto, el 80 % de su negocio actual está en el sector automotriz. A la empresa, el éxito le ha pillado un poco de sopetón, pero ya está tomando cartas sobre el asunto. Ante un crecimiento del 35 % en el año 2015, tomaron la decisión para hacer una fuerte inversión de 300 millones de euros para conseguir duplicar la producción de aquí a cinco años. Con esta medida podrían cubrir la demanda y además aumentar el valor de la compañía.

Para intentar desbancar al cuero, el Alcántara ha ido mejorando con los años. Se vende como un material más duradero, con mejor transpiración, más atemperado y con un tacto muy agradable que puede ser personalizado por cada fabricante. Destaca por su ligereza (un 50 % más liviano que el cuero), por ejemplo en Lamborghini consiguen ahorrar 5 kg con su uso. También están comprometidos con la sostenibilidad y utilizan animales como en el caso del cuero.

Fuente: Motor Trend

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta