El MIT Senseable City Lab y Audi están trabajando conjuntamente para medir los aspectos emotivos de la conducción, como el nivel de frustración al volante. Se trata del Road Frustration Index (RFI), un proyecto que combina los datos en tiempo real sobre el tráfico, incidentes, el clima y las sensaciones del conductor a través de 30 áreas metropolitanas en los EE.UU.

Para calibrar el algoritmo de frustración se han diseñado una serie de experimentos en los que se ha medido la tensión utilizando diversos sensores fisiológicos, como un GPS para medir la velocidad y conocer la ubicación, tres cámaras de posición e incluso un Kinect para reconocer los movimientos del conductor.

nivel frustración III

 

El proyecto ha sido conducido por el líder del proyecto e investigador de Senseable City Lab, Kael Greco, y cuenta con la involucración de los inventores Carlo Ratti (aequitecto, ingeniero, inventor y educador italiano) y Assaf Biderman (inventor tecnológico y emprendedor).

Durante un año, se realizaron una serie de pruebas en todo tipo de circunstancias de tráfico. Después de cada trayecto, se facilitaba un cuestionario al conductor y, a través de las cámaras de vídeo exteriores, se observaban las situaciones a las que había tenido que hacer frente. El siguiente vídeo documenta la primera de dichas pruebas por las calles congestionadas de Boston. Los resultados fueron sorprendentes, especialmente cuando se estudiaron las reacciones del cuerpo durante la práctica de deportes extremos.


Y es que sólo se ha medido el estrés durante la conducción: También se ha querido saber cuánto surge en otras situaciones, como cuando se está en la oficina, en casa, en una clase de la universidad… y, en especial, las producidas por los deportes de riesgo. Todo ello con la finalidad de poder establecer comparaciones.

Audi usará los resultados de estas pruebas para desarrollar nuevos dispositivos que hagan la conducción más cómoda. Mientras tanto, la marca alemana ha creado una página en la que se puede consultar el RFI medio de las principales ciudades de Estados Unidos. El RFI se compone de cuatro factores susceptibles de generar estrés: Las condiciones meteorológicas, el estado de ánimo del conductor (medido mediante el número de comentarios en Twitter que hablan de atascos), el nivel de tráfico (incluida la gasolina gastada en los embotellamientos o la cantidad de tiempo perdida) y los incidentes en las vías.

Fuente: TICbeat

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta