Cambio social, desarrollo económico e innovación tecnológica están en manos de la imaginación, ideales, energía y visión de futuro que esta generación de jóvenes sea capaz de desarrollar. En el día Internacional de la Juventud, vamos a analizar qué piensan los jóvenes del coche.

Las personas de 18 a 29 años de edad son las llamadas a liderar el actual proceso de cambio ya iniciado hacia una movilidad más sostenible en el planeta, tal y como demuestra el hecho de que la conocida como generación Z ya considere a los vehículos eléctricos como la solución más adecuada para conseguirla.

Los jóvenes tienen claro que quieren una movilidad que respete y cuide más el medio ambiente y contribuya más a la sostenibilidad y actualmente ya presiona para conseguirlo tanto a las administraciones públicas como a las empresas privadas.

Tanto la Generación Z (la última nacida en el siglo XX) como los Millenials (la inmediatamente precedente, que abarca de 1985 a 1995 aproximadamente) tienen claro que su futuro pasa por el desarrollo del vehículo eléctrico y de los modelos de movilidad consecuentes con él en las grandes ciudades. Lo cierto es que saben que quieren seguir conduciendo pero con otro tipo de movilidad diferente a la de los motores de combustión.

Estas conclusiones son las que apunta el estudio realizado por la consultora Salevetti Llombart para Nissan. En el mismo se comenta que la generación Z, que comprende al 25,9 del total de la población mundial y que representará en 2025 el 75 % de la fuerza laboral en el planeta, está dispuesta a cambiar sus hábitos… siempre y cuando la iniciativa nazca tanto del sector público como del privado, que son los que deben jugar un papel proactivo a la hora de impulsar las infraestructuras necesarias y crear los incentivos que atraigan a la compra de los vehículos más sostenibles.

Así, además de los incentivos a la compra que establecen los distintos Planes de acción conjunta impulsados por las administraciones públicas y los fabricantes de automóviles, se añaden las nuevas tecnologías que estos últimos desarrollan e implantan en los vehículos que comercializan, y los nuevos servicios que en torno a la nueva movilidad se están generando.

Hay menos interés en tener un coche en propiedad

Otros estudios, como el realizado por la consultora KPMG corrobora una tendencia que va a más en la cual se considera que los menores de 25 años y los mayores de 50 cada vez tienen menos interés por disponer de un coche en propiedad, porque a medida que la población de las grandes ciudades aumenta, estas se encuentran más congestionadas, lo que provoca que los patrones de uso cambien de manera sustancial.

Esto representa un importante desafío para los fabricantes, dado que anteriormente, el deseo de todo joven era tener un coche propio nada más cumplir los 18 años, mientras que ahora se le da mucha más prioridad a la conectividad, a los teléfonos inteligentes y otro tipo de dispositivos. La tendencia creciente en este sentido es mucho más práctica y contempla de manera creciente el alquiler de coche, tanto para el desplazamiento diario como de manera ocasional, que la propia compra del vehículo, dado que cada vez es más habitual el uso de otros medios de tranporte en nuestros desplazamientos cotidianos.

El creciente coste que supone la tenencia de un vehículo en propiedad, su mantenimiento, impuestos, y cada vez mayor riesgo de multas y sanciones que su que uso puede provocar; la concienciación medioambiental; la pérdida de atractivo de la circulación en las ciudades, debido a los atascos y la dificultad de aparcamiento además de su encarecimiento; y las grandes mejoras que otras formas de transporte han experimentado haciéndolas más atractivas y asequibles a la hora de viajar, propician ese caldo de cultivo que hace que muchos jóvenes ya no se planteen tener coche en propiedad y que muchos otros antepongan otras necesidades a la de sacarse el carnet de conducir.

Según un estudio elaborado por GoodYear y la consultora Think Young, los jóvenes prefieren coches inteligentes y no demasiado costosos, que sobre todo sean seguros y, ante todo, conectados. El 69,7 % de los Millenials cree que el verdadero reto del sector de automoción está en construir un coche económico y equipado con las últimas tecnologías, mientras que el 25,9  piensa que el reto está en que sea inteligente y con mayores niveles de conectividad.

Pero todo esto no debe llevarnos a confusión, pues estas peticiones de los jóvenes son un más a más, puesto que no van a dejar de pedir los tradicionales valores de diseño, prestaciones, rendimiento, seguridad, capacidad, etc, dado que estos ya los consideran como algo inherente al automóvil y que todos los modelos deben ofrecer.

Vía: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta