Las 24 Horas de LeMons es una loca carrera estadounidense que parodia la prueba de resistencia de Le Mans y que se autodefine como “una carrera para coches de 500 dólares”. A pesar de lo que reza esta definición, la gente se lo curra. Y mucho. En ella se ha podido ver desde un avión convertido en coche (que posteriormente ha obtenido el permiso para circular por carretera) y hasta el coche de Homer Simpson llevado a la realidad.

Pues bien, hace unas semanas se celebró una nueva edición de esta competición tan divertida. Reconocemos que nos pilló un poco el toro por las vacaciones 7y no ha sido hasta que nos hemos puesto a repasar fotos cuando nos hemos puesto a repasar los participantes. Entonces lo hemos encontrado. Fue toda una sorpresa. Un Camaro totalemente al revés… y que funciona.

Después de la sopresa inicial, nos pusimos a investigar en Internet quién y cómo había fabricado este engendro (el por qué era obvio: divertirse). Pues bien. Setrata de una fusión de un miserable Ford Festiva de 1990 y un Chevrolet Camaro de 1999.

Camaro invertido

 

El Ford Festiva pequeña tiene un pequeño y desgastado motor de 1.3 litros (con más de 300.000 km), que todavía valía para mover al peqeuño utilitario entre el tráfico… pero ahora debía cargar con todo la carrocería de un coche mucho más grande, como ese Camaro… incluyendo las ruedas originales del Muscle car.

“Poner esto en una pista de carreras con coches de carreras reales sería equivalente al suicidio, si no fuera por las reglas de seguridad estrictas”, comentan sus creadores, la gente de Speedy Cop.  “Simplemente muy peligroso y muy poco aconsejable“. ¿Por qué lo hicieron entonces. Para dejar pasmado a todo el mundo: “Las reacciones han sido lo que esperábamos: miradas desconcertadas, amplias sonrisas, y un montón de risas. Cuando la organización revisaba los coches en los boxes, el tipo se detuvo, retrocedió, sacó una foto con su teléfono, y nos confesó que iba a causar mucha confusión en la carrera”.

¿Por qué la gente se lanza a hacer estas cosas? ¿Están influenciados por algún psicotrópico o quizá se trata de niños atrapados en cuerpos de adultos? Nos da igual. Son gente con suficiente talento para poder llevar a la práctica cualquier cosa, por irracional que sea. Y convertir los sueños en realidad, por disparatados que sean, merece un reconocimiento.  Lo mejor, que aseguran que “tengo un patio lleno de coches y la cabeza repleta de malas ideas. Supongo que tendré que elegir uno y empezar a trabajar”, así que podremos ver más locuras en un futuro.

En esta presentación de diapositivas de Flickr puedes ver más imágenes del “bicho”. Hay algunas de su alucinante proceso constructivo.


Fuente: Speedy Cop

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta