DMC Exotic Car Tuning es una compañía radicada en la ciudad alemana de Duesseldorf que desde sus orígenes se dedica a la producción, a nivel industrial, de fibra de carbono para aplicaciones de alta tecnología. En el ámbito de la automoción (que aquí es el que más nos interesa), se han especializado en la personalización de automóviles de lujo y deportivos mediante la creación de kits de carrocería con una aerodinámica mejorada y también al rediseño de interiores, con los más altos estándares de calidad.

Y este es el caso del modelo que os traemos hoy: el DMC Bentley Continental GT “DURO”, una “reinterpretación” realizada por este preparador alemán para aquellos que el lujo, la sofisticación y la deportividad de un Bentley Continental GT “de serie” no sean suficientes. Se ha procedido a dotarle de un aspecto mucho más agresivo que el original, con la totalidad de componentes realizados en fibra de carbono, además de cambiar las llantas por unas de diseño propio y acompañarlo todo por una potenciación del ya de por sí brutal W12 original.

El parachoques delantero es válido para todos los modelos a partir de 2012 y se ha rediseñado completamente, de forma que incrementa la longitud total del vehículo algo más de 5 cm, dotándole de un aspecto mucho más deportivo también gracias, en parte, a las luces de día tipo LED que contribuyen a cambiar la apariencia de la parte frontal. Si seguimos avanzando en nuestro examen caeremos rápidamente en la cuenta de los “aditamentos” que se han colocado en los laterales, en su parte inferior, de los que no dudamos en cuanto a su eficiencia aerodinámica, pero que no son tan agraciados (al menos para nosotros) a nivel estético. Pero donde verdaderamente han echado el resto es en la parte trasera, con un aspecto mucho más “musculado” y trabajado, además de añadir un difusor inferior que mejorará la sustentación a altas velocidades, a lo que hay que sumar un prominente alerón, también en fibra de carbono, que acrecienta el aspecto “racing” de esta preparación.

Por supuesto las llantas también han sido objeto de mejora, pasando de la monta original, en medidas 9.5J x 20″, con neumáticos 275/40 ZR20, a otras de 10J x 22” que alojan unos enormes “rodillos” con unas dimensiones de 295/25 ZR22, con los que será imposible pasar desapercibido.

Otro apartado donde se ha trabajado especialmente en esta preparación ha tenido lugar en el grupo propulsor, un W12 de 6 litros de cilindrada (5.998 c.c.) y sobrealimentado con dos turbocompresores que entrega una potencia máxima de 575 CV a 6.000 rpm y un par máximo de 700 Nm a tan solo 1.700 rpm. Se ha realizado una reprogramación completa de la centralita electrónica que lo gobierna, para sacar el máximo partido al nuevo escape de titanio y a los filtros de aire deportivos. De esta forma se han visto aumentadas la cifras originales hasta los 672 CV de potencia máxima y, lo que es casi más importante, obtener 780 Nm de par motor, lo que le asegura unas prestaciones de primerísimo nivel, siendo capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 4,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima por encima de los 325 km/h. La caja de cambios sigue siendo una ZF automática de 8 velocidades, con levas tras el volante, que se encarga de gestionar la descomunal potencia del motor que el sistema de tracción total permanente (con un reparto inicial 40/60) trata de transmitir al suelo.

Por último no podemos dejar de prestar atención al interior del DMC Bentley Continental GT “DURO”, uno de los puntos fuertes de esta firma germana. Encontramos fibra de carbono (¡cómo no!) y materiales nobles por doquier, de tal forma que la única limitación proviene de la imaginación del futuro propietario a la hora de elegirlos y combinarlos.

Galería de imágenes:

Ver galeria (5 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta