Dyson es una empresa conocida por su especialidad en pequeños electrodomésticos. Aunque hoy no vamos a hablar de sus aspiradoras o ventiladores, porque la empresa británica está cada vez más cerca de fabricar un coche eléctrico. Esa ha sido la intención de su fundador, James Dyson, un ingeniero que también es considerado como un destacado inventor capaz de revolucionar cualquier industria por la que pasa.

Desde hace años quiere pasarse a la automoción y lleva invertidos alrededor de 2.200 millones de euros para desarrollar un coche eléctrico desde cero, con un equipo de 400 ingenieros. Aunque todo está sometido a un estricto secreto, ahora hace oficial que será Singapur el país donde estará su fábrica. Se espera que las instalaciones quedarán terminadas a lo largo de 2020 y que estará todo listo para que comience la producción en 2021.

Es una decisión que tiene cierta lógica, pues Dyson ya cuenta con 1.100 trabajadores en esta localidad que se dedican a la construcción de motores eléctricos (para sus otros aparatos). Además, Singapur se posiciona como un enclave estratégico por su cercanía a los mercados asiáticos (claves en materia de eléctricos), además del tratado de libre comercio con China, que es el principal consumidor de este tipo de vehículos.

También influyen sus cadenas de suministro o sus trabajadores eficientes y altamente cualificados. Es una decisión algo cuestionada, pues Dyson ya tiene unas instalaciones en Gran Bretaña. Afirman que van a seguir invirtiendo allí, pero que la fabricación de los coches se hará en Singapur. James Dyson ha sido una de las figuras públicas que ha apoyado el Brexit y que cree que el futuro de su país pasa por establecer vínculos con Asia y no con Europa.

Fuente: Automotive News

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta