Somos unos apasionados de los coches clásicos restaurados a su estado originario, pero a veces las transformaciones convierten el vehículo primigenio en aquello que en realidad debería haber sido construido… Y hoy os traemos uno de esos casos, el de este Bentley R-Type Special Roadster.

Después de la II Guerra Mundial Bentley Motors fabricaba coches realmente buenos, como el Silent Sportscar y sus sucesores, el MkVI y este R-Type… coches cómodos, pero sin el carácter que tenían los Bentley de los años 30. De ahí que un sinfín de carroceros especialistas han ofrecido transformaciones más emocionantes sobre esos chasis, muy adecuados técnicamente, mucho más barato que adquirir un coche original de esa década. Y, por supuesto, ya metidos en vereda, hacerlo descapotable, para sentir el viento sobre la cara.

1953 Bentley R-Type Special Roadster - 00010

Es el caso del que te traemos hoy, un impresionante Bentley creación del Alan Archer, quien hasta su muerte en 2008 fue miembro destacado del Bentley Drivers Club. Este hombre tenía entre ceja y ceja tener un deportivo rápido de estilo prebélico, así que en 1994, Alan compró un Bentley R-Type de 1953 para usarlo como base para este vehículo.

No es fácil adaptar un coche así a un traje al estilo de 1930. Tuvieron que recotar nueve pulgadas el chasis, reubicar el motor y cambiar mil detalles más. Todas las piezas del coche fueron cuidadosamente examinadas, para acondicionarlas o reemplazarlas, según fuese necesario, antes de colocar la nueva carrocería.

1953 Bentley R-Type Special Roadster - 00007

Ver galeria (22 fotos)

Alan había construido (y volado) su propio avión de fibra de vidrio años antes de crear este coche, así que con este experiencia eligió este material ligero para cambiar y personalizar a su gusto los paneles de la carrocería de acero originales. Así bajaría mucho el peso del coche… y podía cambiarle el aspecto exterior a su antojo, además de ser una reminiscencia del trabajo de algunos de los mejores carroceros de Europa antes de la guerra de mejor calidad.

El resultado está lejos de ser una extravagancia, ya que mantuvo los detalles originales Bentley necesarios para que el coche no perdiese el mínimo de personalidad y elegancia. Entre ellos, el extraordinario capó y sus fijaciones asociadas, o los tiradores de las puertas y otros mecanismos. No le faltó un ápice de gusto para añadir ruedas de radios, bocinas cromadas, faros Marchal y parachoques originales de Bentley (el trasero rediseñado para dar cabida a la rueda de repuesto). La atención al detalle es ejemplar.

1953 Bentley R-Type Special Roadster - 00006Después de aproximadamente 8.000 horas de trabajo (durante cinco año), este Bentley matrícula NUV 353 volvió a la carretera en 1999. Esta auténtica obra de arte recorrió apenas 6.556 millas cuando lo subastaron en 2011 y, el pasado 15 de junio, se subastó en Oxford. Se vendió por 74.300 libras. Se entregó, además, con una revisión mecánica general y el cambio de lubricantes recién hecho.

Alguien está ya disfrutándolo por ahí… ¡Que lo cuide como se merece!

Fuente: Bonhams

1 COMENTARIO

Deja una respuesta