No es la primera vez que la industria de la automoción nos sorprende con vehículos que se conducen solos. Recordamos, por ejemplo, los casos del vehículo de Google o el de Volkswagen, este último, contaba con un piloto automático temporal que el conductor podía activar cuando necesitara un descanso. Ahora es BMW quién ha presentado su propio prototipo, bautizado como ConnectedDrive Connect (CDC), un automóvil semiautónomo que pretende ser una evolución de sus predecesores.

El coche cuenta con cuatro tipo de sensores; los radares, que detectan la presencia de obstáculos en carretera, las cámaras, que junto a los radares realizan una triangulación de la posición del coche a tiempo real, los sensores de ultrasonido, que ayudan en el proceso de captación del terreno y miden las distancias, y los escáneres laser, que completan todo el proceso de trazado virtual del recorrido para generar una visión de 360 grados con la información necesaria para que la conducción autónoma sea segura y eficiente.

Hasta ahora este tipo de vehículos solo eran capaces de recorrer trayectos completamente rectos durante varios kilómetros. El BMW ConnectedDrive Connect ha conseguido circular por una transitada autopista alemana sin límite de velocidad y en zonas de tráfico real, gracias a un algoritmo creado por sus responsables y que aseguran, pùede ser adaptado a cualquier carretera del mundo.

En el vehículo de BMW el conductor sigue teniendo una gran parte de responsabilidad y debe estar preparado para volver a tomar el mando del volante ante situaciones excepcionales que puedan llegar a producirse. La firma alemana asegura que en un plazo de 10 o 15 años el sistema estará totalmente implantado en los coches comerciales. En este vídeo puedes verlo en funcionamiento:

Vía: ABC

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta