La crisis agudiza la picaresca, hace aumentar las estafas, y las empresas aseguradoras se convierten, en estos tiempos, en las principales víctimas de estos delitos.

Está claro que en tiempos de vacas flacas las denuncias por accidentes falsos, los robos que ni siquiera se han cometido y los desastres forzados e intencionados por los propios denunciantes han comenzado ya a multiplicarse más de lo habitual.

El sector de los seguros de coche junto con el del hogar es de los que más está sufriendo este tipo de actos y las compañías de seguros quieren tomar cartas en el asunto.

Hablaremos de los seguros de coche que es lo que nos toca y donde según las aseguradoras, están a la orden del día los fraudes de todo tipo, y no es que antes no ocurrieran, pero hoy en día con la situación como está, las compañías de seguros reciben semanalmente cientos de siniestros fraudulentos, especialmente para las coberturas de Responsabilidad Civil por daños materiales y Responsabilidad Civil por daños corporales.

El importe de todos los siniestros fraudulentos supone un alto coste para las compañías de seguros, ya que para que nos hagamos una idea, cerca del 2% de los siniestros reclamados  son por importes fraudulentos.

Las empresas aseguradores aunque cuentan con empresas de investigación anti-fraude y servicios privados de investigación, pierden mucho dinero a lo largo del año por estas causas, primero por el coste de estos servicios y posteriormente por los importes fraudulentos pagados a los infractores.

Las empresas aseguradoras se quejan amargamente de esta situación ya que parece ser que no está mal visto el engañar o estafar a los seguros de coche y se intenta excusar la actuación del individuo como un mal menor.

El Código Penal recoge y tipifica este tipo de estafas con penas que varían entre los 6 meses y los 4 años de cárcel, para las estafas de tipo básico por lo que es un tema  (a las compañías de seguros) que superen los 300€. Por tanto, se trata de algo muy serio.

Las aseguradoras de coche ya tienen tipificados los tipos de fraude y se pueden dividir en los siguientes casos:

1. Multiplicación de seguros donde se trata de asegurar el coche con varios seguros para poder reclamar a ambas aseguradoras un mismo siniestro.

2. Ocultar o falsear datos tanto de la persona tomadora del seguro como del propio coche.

3. Simulación de robo. Práctica que se suele hacer con coches de alta gama y donde se vende el coche en el mercado negro y después se reclama su desaparición.

4. Agravamiento del siniestro. Se tiene un siniestro pero se agrava la situación exagerando los daños premeditadamente.

5. Simulación de accidentes: al sustituir distintas partes de un vehículo por otras dañadas para simular una colisión (comúnmente con la colaboración del taller).

6. Cobertura con póliza ajena: Este fraude es muy común y se suele implicar a otras personas para que den un parte de siniestro en favor de otra persona fingiendo un accidente.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta