Si la semana pasada te contábamos como un par de mujeres israelíes transformaban un autobús en una casa de lujo, hoy te traemos otra historis de esas transformaciones espectaculares. Su protagonista es Hank, un estudiante de arquitectura cansado de dibujar edificios que nunca existirían, para clientes ficticios. Así que como proyecto de fin de carrera decidió convertir un autobús escolar en una casa totalmente habitable.

Lo mejor de todo es que se ha puesto al volante de su proyecto y ha empezado a recorrer Estados Unidos, una aventura que puedes seguir en su maravilloso blog Hank Bought A Bus (Hank compró un autobús). Es algo que a todos nos gustaría: comprar un autobús, sacar los asientos, montar un hogar y recorrer miles de kilómetros con amigos y familiares. Sobre todo, si la transformación del bus es tan espectacular como esta (y está sin rematar), en la que Hank ha creado una auténtica casa de 21 metros cuadrados, con infinidad de espacios de almacenamiento. Por fuera, lo ha pintado de gris para diferenciarlo de los buses escolares.

bus-home-interiorEn esta imagen superior puedes ver casi al completo el interior del autobús convertido. El mobiliario es de madera sencilla y Hank recuperó el suelo de un antiguo gimnasio (de ahí esas líneas negras). Como ves, para disponer de luz exterior, ningún mueble supera las líneas de la ventana.

Precisamente las ventanas le suponían un problema doble. Por un lado de privacidad, así qeu Hank ideó unos paneles aislantes translúcidos que se pueden fijar con imanes. Así se mantiene el interior lejos de miradas indiscretas. Además, añadió dos claraboyas para ganar luz natural.

.bus-home-cocina

En la cabina del conductor no realizó muchas variaciones, pero puede separarse por completo mediante paneles retráctiles. Más atrás, el diseño del autobús se divide en cuatro zonas principales: el cuarto de baño, cocina, zona de estar y dormitorio.

La zona de estar es muy versátil y ocupa cuatro vanos de ventana. Es el área más grande en el autobús y que cuenta con cuatro amplios asientos en cada lado del pasillo. Los asientos más cercanos a la parte delantera se puede convertir en un dormitorio, mientras que ls asientos hacia la parte trasera se pueden levantar para convertirse en mesas. El último asiento tiene almacenaje debajo.

bus-home-armarios

En la parte trasera, hay dos camas estrechas con un gran espacio de almacenamiento debajo y en la parte frontal. Lo mejor es que estas camas (como ves en la imagen superior) se pueden juntar para crear una cama doble, con espacio para otra pequeña cama a un lado. En total, pueden dormir seis adultos en el autobús sin problema

Faltan por perfilar algunos detalles de la cocina (sin nevera ni hornillos por ahora). También del baño (oculto tras una pared para tener algo de privacidad. Pero la transformación es maravillosa, y nos ha reordado a los proyectos de otro arquietcto, Aristide Antonas que planteaba vivir en grúas, buses o incluso camiones cisterna… si bien este bus ya está en ruta. En este vídeo a continuación Hank te explica su proyecto:


En este otro, Hank realiza las preparaciones finales:


Más información (para seguir su viaje): Hank Bought A Bus
Galería de fotos (por Justin Evidon)

Ver galeria (9 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta