¿Qué es arte? Es una pregunta que creativos y críticos han estado discutiendo a lo largo de los años, y ahora unos juzgados italianos han tratado de dar una respuesta. O, más bien, han proporcionado una respuesta después de decidido que el veterano Ferrari 250 GTO es una obra de arte y, como tal, no puede ser replicado o imitado.

El fallo, dado por un tribunal de Bolonia la pasada semana, coloca a este bólido italiano en la misma categoría legal que las pinturas de Leonardo DaVinci o Pablo Picasso. No cabe duda de que es una de las piezas más emblemáticas de la cultura de los coleccionistas de automóviles y, desde este momento, está protegido ante cualquier imitación o reproducción.

Se les pidió a los jueces su opinión después de que una compañía en Módena amenazara con producir réplicas modernas del susodicho vehículo. Ferrari llevó a la empresa a los tribunales, solicitando que el diseño y los derechos de propiedad intelectual fueran otorgados únicamente a su empresa. El tribunal comercial determinó que sus “méritos artísticos” habían sido reconocidos por “numerosos premios y documentos oficiales”.

Solo se fabricaron 36 Ferrari 250 GTO entre 1962 y 1964, y muchos lo consideran el mejor vehículo de colección que existe

Al final, el tribunal sentenció señalando que el 250 GTO es una “obra de arte completamente original que no debe ser imitada o reproducida”. Desde la sede de la compañía en Maranello, al norte de Italia, un portavoz dijo a The Daily Telegraph: “Es la primera vez en Italia que un automóvil ha sido reconocido como una obra de arte”. “No es solo su belleza lo que lo hace especial, también tiene una larga historia de carreras”, añadió.

De hecho, el Ferrari 250 GTO es famoso tanto por su hermosa figura de berlinetta como por sus logros deportivos durante la década de los 60. Un récord mundial en subasta realmente marcó el punto: con solo 36 ejemplares fabricados, los aficionados están preparados para pagar hasta 41,6 millones de euros por uno. Este fue el precio que alcanzó una unidad de 1962 en la subasta de RM Shoteby’s del pasado año en Monterey, California.

El informe de The Daily Telegraph también señala que los cavallinos rampantes más clásicos no son los únicos coches en ser replicados por otros fabricantes. Modelos como el Jaguar D-Type, el Ford GT40 o el Porsche 911 original han sido reinterpretados por empresas externas desde hace muchísimos años. A veces con mucho acierto, otras con menos. Lo que está claro es que los precios de venta de los Ferrari 250 GTO continuarán al alza.

Fuente: The Daily Telegraph

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta