Madrid ya tiene un conductor que dejará de quejarse de los precios de la gasolina, de tener que esperar para repostar o de cuanto consume su vehículo. Además, este conductor se puede despreocupar de las emisiones que emite su vehículo a la atmósfera, pues se ha adelantado al futuro y ya tiene instalado el primer punto de recarga de vehículos eléctricos en su garaje.

En un acuerdo entre Going Green, Iberdrola y Mapfre, un garaje colectivo de Atocha ha sido el lugar donde se ha instalado este punto y está destinado a recargar la batería de una Vectrix, una moto eléctrica. Desde ahora, el vehículo de este usuario consumirá unos 22 céntimos de euro cada recarga de unos 80 kilómetros, lo que vendría a equivaler unos 27,5 céntimos cada 100 kilómetros.

Esta instalación se ha podido llevar a cabo gracias a la reforma de ley 19/2009 de 23 de noviembre de Medidas de Fomento y Agilización Procesal del Alquiler y de la Eficiencia Energética de los Edificios. Desde que se cambió esta Ley, no hace falta contar con el beneplácito de la comunidad, basta con informar al administrador y asumir el coste de la instalación, que es distinto por cada cliente.

El coste de la instalación variará según cada propietario, pues se fijará dependiendo de la distancia entre la plaza de garaje y el cuarto de contadores.

Este representa un primer paso a la contribución ecológica ya que las emisiones son cero sin olvidar la contaminación acústica que las motocicletas y los coches de combustión producen y que en determinadas calles puede ser muy molesta.

Vía | Motorpasión

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta