¿Qué es lo más inconfundible que tiene un Ferrari? ¿Qué es lo que más atrae a cada uno de sus usuarios? Seguramente sea su inconfundible rugido. Se trata de una de las principales características de personalidad propia de cada uno de los distintos modelos de Ferrari.

La elaboración del sonido de Ferrari comienza junto al proyecto del nuevo modelo, incluso antes de los primeros prototipos. El encargado de dicha labor es Francesco Carosone. Él es el responsable de poner la banda sonora desde su laboratorio de melodías. Su objetivo principal es que el sonido elegido sea atractivo, estimulante y diferente ‘al oído’, aunque, eso sí,  reconocible e identificable como un Ferrari.

Una vez aprobado el modelo y elegido un V8 o un V12, se comienza a componer la melodía. Todo este proceso se lleva a cabo en un espacio desconocido para muchos aficionados, la cámara anecoica. Aquí dentro empieza una larga tarea de pruebas, reuniones y horas de ensayo hasta que el propio Carosone junto a su equipo, componen la futura melodía.

Pero no penséis que un modelo nuevo sólo disfruta de una única posibilidad de sonido. Todo lo contrario, ya que se ofrecen al menos tres posibles sinfonías, las cuales se analizan, matizan y aprueban hasta definir qué es lo que se quiere oír cuando el motor se ponga en marcha.

En la cámara que hemos comentado previamente, se encierran los primeros prototipos. Un lugar donde no existe la contaminación acústica. Entonces, desde el puesto de control separado por una pequeña ventana de cristal, Carosone controla cada uno de los posibles matices. Todo ello a través de los ultra-sensibles micrófonos distribuidos por el estudio.

A lo largo del proceso de la creación de la melodía, se tienen en cuenta infinidad de sonidos del propio vehículo como el número y disposición de salidas de escape, la cantidad de tomas de aire y su colocación en la carrocería, la longitud de los colectores de admisión y escape, etc. Cada uno de estos componentes son tenidos en cuenta y entremezclados por el equipo para conseguir el sonido perfecto.

Uno de los últimos retos de Carosone ha sido la incorporación de la inyección directa. El motivo principal es que el sistema modifica sustancialmente la sonoridad del propulsor. ¿Cuál fue la consecuencia? Tan simple como cambiar su forma de trabajar y de afinar los motores para adaptar todo el conjunto de componentes. Pero sin perder el sonido tradicional e inconfundible.

Vía: Caranddriver

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta