Los buenos momentos en los que el sector del automóvil en España registraba cifras récord año tras año y  donde las matriculaciones de coches parecían una fábrica de churros, parece que han pasado a mejor vida.

Después de una de la peores crisis de nuestro país parece que como los economistas dicen “la crisis pondrá las cosas en su sitio” y se venderán coches nuevamente pero no como hace dos o tres años, cuando de las 18 factorías implantadas en el país salían tres millones de vehículos cada año.

La crisis y la competencia de los países emergentes ha sido una de las principales causas por las cuales las marcas han decidido pasar su producción a otros países más competitivos y como todo depende de terceros, ya que no tenemos marca nacional, pues nos encontramos como estamos, negociando nuestro políticos como locos por conseguir nuevos contratos que hagan mantener el empleo de miles de personas que dependen de las 18 fábricas que hay en España.

Últimamente ha habido dos buenas noticias. El Audi Q3 para Seat y los modelos eléctricos para Renault en la fábrica de Valladolid, pero no ha sido fácil ya que ha costado sudor y lágrimas y se ha conseguido gracias a las cesiones principalmente de  los trabajadores y a ciertas negociaciones internacionales, ya que si no hay apoyo económico es materialmente imposible que un fabricante conceda un nuevo modelo a España.

Lo que se está haciendo ahora es pan para hoy y agua para mañana, es decir, teniendo en cuenta que España exporta el 80% de los vehículos que produce, sobre todo a Alemania, Francia, Italia y Reino Unido, el seguir la política de ir pidiendo la fabricación de nuevos modelos para subsistir solo nos hará  retrasar lo evidente y es que dependemos de los intereses de estos países y eso es muy peligroso.

El Gobierno trata de apaciguar al sector con un Plan de Competitividad, ya en marcha este año (dotado de 800 millones), que se repetirá en 2010 y que se basa en la innovación y el desarrollo de coches ecológicos como vía para especializarse y que los países vean en España el destino ideal para fabricar los nuevos modelos de coches ecológicos.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta