Según ha declarado hoy la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), los españoles estamos afrontando un sobrecoste en el precio de los carburantes de aproximadamente 1600 millones de euros al año, con respecto a otros países de nuestro entorno como Francia o Alemania.

El motivo principal es el “serio problema de competencia” que padecemos en el sector de los combustibles, que provocan unos precios superiores a los de la mayoría de países comunitarios.

Afirma la CNC que esto es debido “a la existencia de barreras estructurales de entrada y expansión de terceros operadores que contribuyen a consolidar la posición de los operadores ya instalados y verticalmente integrados y a relajar la presión competitiva entre ellos”.

Hace un par de años el organismo regulador ya advirtió de esta situación, es por ello que considera urgente poner en marcha medidas efectivas, como la fijación por parte del Ministerio de Industria del precio de acceso a la red de transporte de hidrocarburos, además de facilitar el proceso de apertura de estaciones de servicio sobre todo en grandes establecimientos comerciales.

Los consumidores españoles pagan entre 37,6 euros y 38,7 euros más por tonelada de gasolina que franceses y alemanes, respectivamente, así como 34,4 euros y 49,8 euros más por tonelada de gasóleo que los usuarios de ambos países.

En cifras más concretas los españoles pagamos 1244 millones más que los franceses y 1684 millones más que los alemanes. La CNC indicia que tres grandes compañías son las que dominan las nueva refinerías que existen en el territorio nacional; Repsol con cinco, produce el 58%, Cepsa con tres, el 34%, mientras que BP con una se queda con el restante 8%.

Las cifras no son nada halagüeñas y es que en 2010 España fue el tercer país de la Unión Europea con mayores precios de gasolina antes de impuesto, solo por detrás de Dinamarca e Italia, mientras que con el gasóleo ocupó la sexta posición.

Vía: Europapress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta