En 2002, el Gobierno del País Vasco, con el Lendakari Ibarretxe al frente, presentó Epsilon Euskadi, una compañía radicada en las ciudades de Vitoria y Azcoitia. En un principio se fundó como una escudería de carreras que consiguió algunos títulos de relumbrón. En 2005 logró el de constructores y el de pilotos con Robert Kubica en la World Series de Renault y en 2009, con Alberto Costa, se alza con los campeonatos Eurocup y WEC de la Fórmula Renault 2.0. Sin embargo, el gran objetivo de conquistar la Fórmula 1 no fue posible. En 2009, Epsilon Euskadi tuvo la oportunidad de adquirir la escudería BMW Sauber, pero las negociaciones no llegaron a buen puerto.

Con el paso de los años, lo que en un principio surgió como una escudería de carreras se transforma en una macro proyecto fundamentado en cuatro pilares: investigación y desarrollo, Industria, Formación y Motorsports. Una reconversión que según sus responsables situaría al País Vasco en la vanguardia tecnológica del automovilismo deportivo. Nada más lejos de la realidad, 10 años después de su nacimiento, la Epsilon Euskadi afronta sus últimos días. de vida. Con unas pérdidas acumuladas de ocho millones de euros y la negativa de las cajas Vital y Kutxa a la concesión de una nueva moratoria, Joan Villadelprat, su máximo responsable, se ha visto obligado a solicitar el concurso de acrederos.

Las tres administraciones concursales designadas por el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Vitoria han redactado ya su informe final y las conclusiones son claras: los propietarios deben afrontar una “salida ordenada”. La empresa ya ha solicitado la puesta en marcha de un ERE que afecta a la totalidad de la plantilla; unos treinta trabajadores que, de no remediarlo, engrosarán las listas del paro.

Vía: DiarioVasco, Wikipedia

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta