La nula respuesta por parte de la Dirección General de Tráfico a las propuestas realizadas por los examinadores van a impedir que los ciudadanos puedan obtener su carnet de conducir. La Asociación de Examinadores de Tráfico han convocado huelga indefinida en todas las provincias españolas durante la jornada completa y todos los días de la semana a partir del próximo día 4 septiembre. En la práctica, esto implica que no se van a realizar exámenes de conducir en toda España.

Los examinadores llevan en huelga desde mediados del pasado mes de junio, lo que ha impedido ya la celebración de más de 72.000 pruebas de examen según la Asociación de Examinadores, cifra que la DGT reduce a 44.000.

La DGT ha convocado 505 plazas de examinadores para cubrir antes de final de año (435 de promoción interna y 70 de acceso libre) y ha aprobado crear una especialidad interna en la escala laboral de los examinadores que, en la práctica, supondrá un incremento de 1.536 euros en su salario, al provocar con ello la promoción de facto del 60 por ciento de los examinadores.

Para desconvocar la huelga, Asextra exige la creación del complemento específico que la DGT prometió al colectivo en 2015 tras la celebración de una huelga, una promesa que ahora Tráfico se niega a cumplir argumentando que no puede aprobarla de forma unilateral ya que supondría un agravio comparativo con otros colectivos de personal adscrito a la DGT.

Igualmente, el número de plazas creadas se considera insuficiente para las necesidades existentes actualmente. “Únicamente 70 de las 505 plazas convocadas son de nueva creación y quienes las ocupen no se incorporarán hasta 2019, y eso siempre que quienes aprueben las correspondientes pruebas sean suficientes para cubrir las plazas”, indican desde Asextra.

Los examinadores no son el único colectivo que considera corto el número de nuevas plazas convocadas. La Confederación Nacional de Autoescuelas considera corto el número de puestos ofertado y el propio Director General de Tráfico, Gregorio Serrano, ha reconocido que hacen falta 176 nuevos examinadores.

Todo ello hace que la huelga sea inevitable, pues según indica el comunicado de Asextra “Después de dos meses de huelga durante los meses de junio y julio, la DGT no ha hecho ni una sóla propuesta que pueda ser estudiada por el colectivo examinador, ni una sola iniciativa con el fin de desbloquear la situación, conflicto por cierto ocasionado por los incumplimientos y engaños del acuerdo de desconvocatoria del 2015, en principio asumido por este nuevo director general, pero que sorpresivamente, hace poco más de dos meses, se desentendió por completo sin dar alternativa alguna”.

Fuente: Asextra

Vía: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta