Durante el pasado año, las estaciones de ITV españolas registraron un total de 20.714.602 vehículos inspeccionados, un 2,52% más que en 2017. De todos los modelos revisados, un 20,9% presentaban, al menos, un defecto técnico grave, o lo que es lo mismo, 4.331.123 no superaron la primera inspección.

El aumento se debe a los cambios en la ITV que entraron en vigor en mayo de 2018 (Real Decreto 920/2017). Las novedades se centraban sobre todo en el control de emisiones en vehículos ligeros y pesados por medio de la lectura de los registros en las centralitas del motor. Sólo con esto se consiguieron detectar unos 180.000 vehículos más con emisiones no acordes a la normativa aplicable. Estos fueron los defectos más comunes:

  • Alumbrado y señalización (24,9%)
  • Ejes, neumáticos y suspensiones (20,1%)
  • Exceso de emisiones contaminantes (16,2%)
  • Frenos (13,3%)

Del total de 27.225.429 defectos, casi un tercio,  8.385.076, eran graves (que imposibilitan que un vehículo pueda superar la inspección técnica). Así, el promedio de errores graves detectados por vehículo rechazado es de 2,5 defectos por vehículo, ya que en muchos de ellos se detectó más de un defecto grave.

Desde ACECA-ITC señalan a la edad media del parque móvil al responsable del aumento de cifras. Cuando la edad media es de 12 años, el número de vehículos obligados a pasar la ITV con mayor frecuencia aumenta. En países como Reino Unido, Francia o Alemania, la media de edad está entre los 8 y 9 años. Y en España, antes de la crisis económica, allá por 2007, la media era de 8 años.

Vehículos sin ITV

A pesar del récord de revisiones, preocupa el alto nivel de absentismo. Y es que un 20% de vehículos que circulan por nuestro país no tiene la ITV en vigor. Afecta sobre todo a las furgonetas, donde el nivel de absentismo alcanza el 40%, lo que supone que cerca de 2,2 millones de este tipo de vehículos circulan sin la correspondiente inspección en vigor.

“Si tenemos en cuenta que la antigüedad media de estos vehículos es de 16 años, tenemos todos los factores para que la siniestralidad siga aumentando en este tipo de vehículos, como demuestran los informes de accidentabilidad de la DGT”, advierte el director gerente de AECA-ITV.

La colaboración entre la DGT y AECA-ITV ha permitido un mayor control para detectar a través de cámaras y radares implantados a partir de 2018 cuando un vehículo tiene pasada la ITV. Es gracias a que las estaciones de inspección técnica de vehículos, envían a la DGT información en tiempo real de su actividad inspectora.

Fuente: ACECA-ITV

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta