Fiat Chrysler Automobiles ha encontrado una solución a su problema de emisiones de CO2. A partir del próximo año, el objetivo de la Unión Europea para el promedio de emisiones de CO2 se reduce a 95 g/km. Según Financial Times, FCA pagará a Tesla cientos de millones de euros por créditos de compensación de emisiones. Así evitará lo que podrían ser hasta 2.000 millones de euros en multas cuando el nuevo objetivo se convierta en ley en 2021.

Las regulaciones de la UE permiten a los fabricantes de automóviles unir las emisiones internamente, lo que permite al Grupo VAG compensar las emisiones de Bugatti y Lamborghini, por ejemplo, con las de los híbridos y eléctricos de Volkswagen. La misma regla permite que las empresas competidoras formen un grupo abierto entre sí para lograr el mismo objetivo, aunque esta alternativa no se había postulado fehacientemente hasta ahora.

“Para Europa, esta es la primera vez que fabricantes completamente separados juntan sus emisiones como una estrategia de cumplimiento comercialmente viable”, dijo Julia Poliscanova, directora senior de Transport & Environment, un grupo de investigación y lobby de energías renovables. “Una vez que se haya configurado un grupo, es válido por varios años”, agregó. John Elkann, presidente de FCA está comprometido “a reducir las emisiones” de todos sus productos, y para ello optimizará “las opciones de cumplimiento que ofrecen las regulaciones” y respetar así los estándares de emisiones.

El presidente ejecutivo, Mike Manley, dijo anteriormente que la compañía usaría todas las opciones disponibles para cumplir los objetivos, incluida la eliminación de los vehículos más contaminantes de su gama y la venta de motorizaciones diésel, más contaminantes que sus equivalentes de gasolina.

FCA tiene algunos modelos eléctricos e híbridos, incluyendo el eléctrico puro Fiat 500e y las versiones híbridas enchufables del monovolumen de siete plazas Chrysler Pacifica (antigua Voyager) y del Jeep Wrangler. Mientras más proyectos de cero emisiones están en trámite, FCA está significativamente por detrás de la competencia en este frente. Con este panorama en el frente, se ha proyectado que el grupo italoamericano no alcance los estándares de emisiones de 2021 por un amplio margen.

En 2018, las emisiones promedio fueron de 120,5 g/km, según el proveedor de datos Jato Dynamics. FCA promedió 123 g/km el año pasado, de acuerdo con UBS (sociedad suiza de servicios financieros). Aparentemente, la incorporación se hizo pública en el sitio web de la Comisión Europea en febrero, pero la noticia oficial acaba de salir a la luz. FCA se unirá a Tesla, lo que significa que la marca estadounidense con sede en California se incluirá entre la flota de marcas de FCA desde un punto de vista de emisiones, como Chrysler, Jeep y Alfa Romeo.

Según se informa, Tesla ha generado ingresos significativos mediante la venta de créditos de emisiones a otros fabricantes de automóviles en el mercado estadounidense, ganando 103,4 millones de dólares en 2018, algo más de 92 millones de euros. El año pasado la cifra fue de 279,7 millones de dólares (249 millones de euros) en 2017. Por el momento, la declaración no ofrece detalles financieros.

Fuente: Financial Times

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta