La sola posibilidad de pensar en tener a todo el equipo de diseño de Ferrari trabajando para ti provoca escalofríos. Un estremecimiento de placer difícil de conseguir a no ser que tengas mucho, mucho, mucho dinero.

Mucho dinero es lo que tienen tipos como Edward Walson, el hijo del inventor de la tele por cable. Este hombre se encaprichó de un Ferrari, pero no de uno cualquiera, si no de uno que no existía. Puestos a pedir.

Lo bueno es que Ferrari, siempre atenta a satisfacer las “necesidades” de los más adinerados, tiene un proyecto creado para estos casos. Este es un modelo de trabajo que permite crear modelos únicos y personalizados, pero contando con toda la ingeniería, diseño y estándares de calidad de la firma italiana.

Ferrari GG50 personalizado
Ferrari GG50 personalizado

Tipos como el diseñador de coches italiano Giorgetto Giugiaro tiene su particular Ferrari GG50, el coleccionista americano Jack Glickenhaus también cuenta con su propio modelo del Ferrari P4/5 por Pininfarina y ahora el multimillonario Walson ya luce por las carreteras del mundo su Ferrari P540 Superfast Aperta.

Más allá de lo espectacular del modelo, de lo “personal” del color dorado y de la seguridad de estar conduciendo un auténtico Ferrari que no tiene nada que envidiar a los modelos de serie, lo más destacado de estas noticias es el propio concepto One-off de Ferrari.

En este caso, Walson soñaba con una recreación del Ferrari Spider que aparecía en una película de Fellini de 1968, Toby Dammit, pero cualquier aficionado puede tener ideas todavía más espectaculares o ingeniosas. Aquí el límite no es la imaginación, si no, por supuesto, los ceros de la cuenta corriente y lo que el equipo de diseño e ingeniería de Ferrari sean capaces de conseguir. Sobre esto segundo ya tenemos muestras de que es mucho.

Ahora sólo nos queda esperar a que el próximo capricho millonario de alguien nos traiga una nueva muestra de lo que el “Ferrari Progetti Speciali” puede llegar a hacer.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta