Ferrari quiere usar el nombre de “Purosangue” para su próximo SUV, pero una organización benéfica ya registró ese nombre en 2013, y ahora la casa de Maranello ha demandado a la institución por no emplearlo lo suficiente. La denominación traducida como “pura sangre” (o “pura raza”, según el contexto) es utilizada por la Fundación Purosangue y sus diversos productos.

La organización benéfica, que aboga en contra del dopaje en los deportes, tiene como misión establecer campamentos de entrenamiento para corredores en Kenia. Además, también realiza controles de salud para los ancianos, y afirma que fueron ellos quienes se adjudicaron la marca registrada “Purosangue” en 2013 para ropa y otros productos. Aparentemente, Ferrari era consciente de este hecho, pero no se pudo llegar a un acuerdo entre las dos partes.

La fundación ahora está tratando de bloquear el registro del gigante de Maranello para la marca en Europa. Ferrari, sin embargo, está haciendo sus propios movimientos legales. Ahora está construyendo un caso sobre la idea de que la fundación nunca le dio un uso adecuado a la nomenclatura y, por lo tanto, no tiene exclusividad sobre ella. Más específicamente, la organización no ha usado el nombre en los últimos cinco años, defiende la marca.

Alessandro Masetti, un abogado que representa a la institución benéfica, le dijo a The Financial Times (requiere suscripción) que el nombre ha estado en uso constante y que hay muchas pruebas de ello. Un ejemplo que mencionó es una línea de zapatos desarrollada con Adidas, un patrocinador de la Fundación Purosangue. Recordemos, Ferrari no está disputando quién ha registrado el nombre primero, solo que no lo ha utilizado ampliamente o recientemente como para reclamar la propiedad de marca registrada.

“Es un caso de David contra Goliat”, afirma el licenciado. Este ha expuesto pruebas más que suficientes de las actividades de la fundación, como la mencionada asociación con Adidas. “No voy a asustarme, incluso sabiendo que nos enfrentamos a una de las marcas más importantes del mundo”, dice Max Monteforte, fundador de la Fundación Purosangue. En cualquier caso, la resolución judicial se dará a conocer el próximo 5 de marzo en un tribunal de Bolonia, Italia.

Por otro lado, aunque el anterior CEO de la firma italiana, Sergio Marchionne, una vez juró que la compañía jamás construiría un SUV, los tiempos cambian. Marchionne falleció repentinamente y el aumento del segmento de SUV de alto rendimiento, actualmente liderado por el Lamborghini Urus, es algo que Ferrari no puede ignorar. Empleará una versión amplificada de la plataforma del Roma, y podrá alojar bajo su capó mecánicas V6, V8 e incluso V12, junto con un avanzado sistema de tracción total y alguna capacidad híbrida.

Fuente: The Financial Times

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta