Ventas son ventas, y para obtener la necesaria rentabilidad como marca y sobrevivir en el mercado a veces hay que hacer grandes sacrificios y renunciar incluso a tus valores más consolidados: ¡Ferrari podría apuntarse a la moda SUV en 2018!

Algunos seguimos sin creérnoslo y frotándonos los ojos o golpeándonos la cabeza contra la pared. ¿Se caerá el mito? Todo apunta a que Ferrari podría estar pensando en producir un SUV, una carrocería que jamás habría pensado “il commendatore” que podría llevar un cavallino rampante en su frontal. Pero para aumentar su actual volumen de ventas y mantener la rentabilidad de la marca en el futuro lo jamás pensado puede hacerse realidad.

De momento es únicamente un rumor desvelado por la revista británica CAR, pero podría hacerse realidad para 2021, año en el que toca renovar al GTC4 Lusso. El primer superdeportivo SUV de la marca del cavallino no llegaría hasta entonces.

El nuevo 2+2 se conoce internamente en Maranello como el proyecto F16X y, por lo que apunta la revista británica, llegaría al mercado con una doble oferta mecánica, un V8 gasolina y una motorización híbrida. El proyecto parece que surge de la necesidad de Ferrari de incrementar su actual volumen de ventas y superar las 16.000 unidades al año para dar así un fuerte empujón a sus resultados económicos.

La noticia, sin confirmar por el fabricante italiano, ha causado sensación. En su día, Sergio Marchionne, actual consejero delegado de la marca y presidente del Grupo FCA, afirmó tajante que de Maranello nunca saldría un vehículo SUV con el logotipo de la marca en su frontal… Pero Marchionne dejará sus cargos en 2019 si su jubilación sigue el rumbo marcado por él mismo y lo cierto es que Ferrari es una marca cuyo gran fin es la rentabilidad. Y dada la fuerte deriva que el mercado está tomando hacia los modelos SUV o crossovers, puede que finalmente la predicción de Marchionne sea firme, únicamente mientras él permanezca al frente de la nave.

Lo cierto es que todos los fabricantes de deportivos llevan ya tiempo explorando nuevos territorios para su marca y, pese a las críticas iniciales recibidas de parte de sus clientes más tradicionalistas, los resultados obtenidos han sido francamente positivos. La primera en romper el hielo fue Porsche, inicialmente con el Cayenne y posteriormente con el Macan, vehículos que a la postre han resultado claves para rentabilizar la marca. Los británicos de Aston Martin (ahora bajo el control del grupo indio Tata, trabajan, aunque sin prisa, sobre su proyecto DBX. Y Lamborghini, tradicional rival directo de Ferrari, ha iniciado ya la producción del Urus, un SUV ultradeportivo que lanzará al mercado a lo largo del próximo año y con el que confía en duplicar sus ventas en 2018

Fuente: CAR
Vía: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta