“Antes tendrían que matarme”, esta fue la respuesta de Sergio Marchionne cuando fue preguntado sobre la posibilidad de que Ferrari produzca un SUV en el futuro. Pero los tiempos cambian y corren tiempos difíciles para el grupo FCA (al que pertenece Ferrari), lo que ha provocado que desde el seno de la firma del cavallino empiecen a asumir que la producción de vehículos enfocados a un público más amplio que sus superdeportivos es inevitable.

Y es que, tras los rumores, Ferrari ha confirmado que están planeando la llegada de un vehículo de gran tamaño y cuatro puertas con el que pretenden reinventar el segmento. Dicho modelo mantendría la exclusividad que siempre ha caracterizado a la marca transalpina.

El CEO del grupo FCA, Sergio Marchionne ha querido dejar claro que el futuro vehículo de la marca tendrá un toque distintivo. “Probablemente ocurrirá, pero ocurrirá al estilo Ferrari” afirma Sergio Marchionne sobre el vehículo que la firma planea lanzar.

Recreación del SUV Ferrari por ordenador realizada por The Ophilushin

La decisión de producir un vehículo utilitario ha sido tomada por Ferrari como parte de la nueva hoja de ruta que tomará la compañía en los próximos cinco años. Los detalles de esta estrategia serán revelados a principios del año que viene, pero sin duda implicarán un aumento de la producción, ahora muy limitada.

Lo cierto es que la descripción que Ferrari ha dado sobre su próximo modelo – un vehículo utilitario de gran tamaño y cuatro asientos – nos hace pensar inevitablemente en un SUV (Sport Utility Vehicle), pero Marchionne no ha querido catalogarlo como tal y de hecho ha dejado muy claro que no se parecerá en nada a los modelos de la competencia.

“Tendrían que dispararme antes de que Ferrari produzca algo similar a los SUV que ofrecen BMW, Bentley o Porsche. El vehículo utilitario de Ferrari no se hará para competir con Porsche“. Marchionne también agregó que el consejo de la compañía no ha tomado ninguna decisión sobre si construir un SUV o no, pero no nos engañemos, teniendo en cuenta el boom de ventas que ha experimentado este segmento en los últimos años, lo más seguro es que Ferrari quiera aumentar sus ventas de la mano de un todocamino exclusivo. No se refiere a él como un SUV, pero sin duda será un rival de los Bentley Bentayga y Maserati Levante que ya están en venta o los próximos Lamborghini Urus o Rolls-Royce Cullinan

El objetivo de Ferrari con la producción del mencionado vehículo utilitario es duplicar sus beneficios globales de aquí a 2022. Y eso significa mucho dinero, ya que la firma de Maranello podría cerrar este ejercicio con unos beneficios consolidados entre 950 y 1.000 millones de euros.

Fuente: Autonews
Vía: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta