Hemos visto prototipos de lo más variopintos a lo largo de los años. Los fabricantes aprovechan estos ejemplares para probar sus tecnologías de futuro, posibles claves de diseño y todo tipo de locuras que se les ocurren. En una época de incertidumbre como fue el cambio de siglo, era presentado el Fiat Ecobasic. Para entender este ejemplar tenemos que tener en cuenta que en la época los monovolúmenes amplios triunfaban y que acababan de sacar al mercado el Fiat Multipla.

El objetivo era el de crear un vehículo que consumiera poco y que fuera barato. Una filosofía totalmente low cost que se materializó en este singular prototipo. El Fiat Ecobasic técnicamente era un monovolumen urbano que medía apenas 3,48 metros y su diseño era bastante especial. Como pretendía obtener el máximo espacio posible con sus dimensiones, destacaba por su altura, las ventanillas no alineadas y por su luneta tipo burbuja. Por no hablar de esa carrocería bitono, utilizada mucho antes de que se pusiera de moda.

La respuesta al colorido parece responder a que los paragolpes y las zonas de color gris (más expuestas) estaban hechas de plásticos reciclados y pintados con un proceso especial (cataforesis). En caso de arañazo bastaba con pulir para que quedase como nuevo. Para el resto de la carrocería se utilizó un plástico termoendurecedor, para las lunas policarbonato y el chasis sí que fue hecho de acero para mejorar su resistencia. Aunque parezca imposible, destacaba por aerodinámica con un coeficiente de 0,28 Cx.

El interior del Fiat Ecobasic era igual de peculiar que el exterior. Apenas tenía revestimientos, por lo que los plásticos de la carrocería quedaban expuestos. Pero lo que importaba era la modularidad, por lo que fue presentado con unos asientos totalmente plegables y extraíbles para adaptarse a las necesidades del usuario. En la consola central había una estructura para colgar algunos alejamientos portaobjetos.

La mecánica del Fiat Ecobasic era un poco más convencional que el resto del conjunto. Se trataba de un motor diésel 1.2 JTD Multijet que desarrollaba 61 CV y que estaba ajustado para minimizar los consumos. Iba ligado a una transmisión automática secuencial de cinco velocidades. Sus prestaciones eran muy justas, pero le permitía homologar un consumo homologado por debajo de los 3 litros. También influía su construcción ligera gracias a lo cual pesaba solamente 750 kg.

Algunos datos curiosos del prototipo es que la transmisión tenía dos modos de conducción y que ya montaba una especie de Start&Stop. También que en la parrilla delantera incluía una especie de trampilla transparente que daba acceso directo a los depósitos del líquido refrigerante y del aceite, además de a los bornes positivo y negativo de la batería. Tras hacer 10 unidades de este Fiat Ecobasic, la marca italiana decidió no llevarlo a producción.

Fuente: Fiat

Galería de fotos:

Ver galeria (8 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta