Algo que hemos reparado en los últimos años es que cada vez encontramos menos coches nuevos con la tradicional palanca del freno de mano. La tendencia actual es a eliminar todo elemento analógico y sustituirlo por otro digital. En este caso un botón que ejecuta el freno de estacionamiento eléctrico es el protagonista en la consola central de la mayoría de vehículos actuales. ¿Estamos ante el principio del fin de este elemento tan característico?

Un estudio hecho por CarGurus en Reino Unido afirma que apenas un 37 % de los coches nuevos cuenta con palanca del freno de mano. Esto nos deja con que el 63 % restante tienen el sistema eléctrico y su botón. De hecho hay marcas como Audi, Jaguar, Land Rover, Lexus, Mercedes y Porsche que ya lo están montando en toda su gama de modelos, no teniendo ninguna opción a montar el sistema tradicional.

En el otro extremo están Dacia y Suzuki, que tienen todavía todos sus modelos con la palanca manual, sin opción a tener freno de mano eléctrico. El funcionamiento en ambos sistemas es el mismo, mantener el vehículo frenado durante el estacionamiento. La palanca utiliza un sistema mecánico (un cable) que bloquea los frenos traseros, mientras que el botón consigue lo mismo pero a través de dos pequeños motores (de ahí el zumbido).

Lo bueno de la palanca es que tiene un sistema mucho más básico y, por lo tanto, barato. Su atractivo es su simplicidad y nivel de interacción (aunque no sea recomendable hacer maniobras en carretera abierta). Por el otro lado, los frenos de estacionamiento eléctrico requiere menos esfuerzos y suelen ser más seguros al incorporar asistentes para no olvidar ponerlo. También ofrece la ventaja de ocupar menos espacio y conseguir una mayor habitabilidad interior. A juzgar por la tendencia, parece que al elemento tradicional le quedan pocos años de existencia. Todavía queda la duda de si lo seguirán montando en modelos de nicho y/o deportivos.

Fuente: CarGurus

2 COMENTARIOS

  1. Nadie recuerda ya que el freno de mano también es un recurso usado en conducción deportiva?

    Por mi trabajo toco bastantes modelos diferentes de vehículos, y el freno de mano eléctrico lo encuentro un engorro, frente a la simplicidad y practicidad de la palanca convencional.

  2. Totalmente de acuerdo David, el freno eléctrico es más pesado caro y engorroso y por tanto menos seguro desde el punto de vista mecánico e imposible de usar como freno de emergencia ¿o si?
    No es cierto que ocupa menos espacio, puesto que en los coches actuales es casi imposible pasar de un asiento delantero al otro por el muro de cosas ¿inútiles? que instalan en medio del tunel central.
    Me temo que somos victimas del síndrome del servomecanismo (no me hablen de lo analógico frente a lo digital) nuestra visión y nuestro oído son analógicos y los chismes manuales (que no analógicos) superan en muchas ocasiones a lo servo/digital pero si tenemos un cacharro al que se el puede colocar un servo y nuestro coche no lo lleva, ya nos sitúa en un plano técnico y social inferiores y nuestra “experiencia de vida” baja unos cuantos enteros………… o eso dicen.

Deja una respuesta