Un diseño nuevo, un brillo especial, cero arañazos, ni una gota de polvo… hay muchos elementos que pueden destapar de un solo vistazo un coche nuevo. Pero hay uno que destaca sobre todos los demás. Es su olor, la fragancia de la novedad, del avance y del éxito. Sin embargo, parece que a este aroma le ha llegado su conclusión. Se acabó el olor a coche nuevo.

Objetivamente, este particular olor no es agradable. Su mezcla de componentes da como resultado un aroma homogéneo e inconfundible, pero no se puede decir que valga para hacer un perfume. No huele bien, pero eso es lo de menos, nos gusta por lo que simboliza.

Nos encanta que alguien entre en nuestro coche y nos diga “cómo huele a coche nuevo”. Consideramos un éxito conseguir que el olor perdure durante un largo periodo de tiempo. Cuando desaparece la fragancia, el coche ha dejado de ser nuevo. Sin embargo, todo esto puede estar cerca de terminar.

¿A qué huele un coche nuevo?

La clave del olor reside en los VOC, los compuestos orgánicos volátiles. Esto no es otra cosa que los gases que liberan algunos de los materiales que dan forma al vehículo. Con esto la fragancia ya está perdiendo romanticismo, y lo hace más al saber que puede provocar ciertas reacciones en las personas que entran en contacto con estos gases.

Hasta ocho de los VOC que están presentes comúnmente en los primeros momentos de vida de un automóvil pueden ser peligrosos. Compuestos como la acroleína, el benceno, el xileno, estireno, el etilbenceno, el tolueno, el formaldehído y el acetaldehído pueden tener una reacción adversa en los ocupantes.

Se producen casos de mareos, fatiga, irritación en los ojos, dolores de cabeza… Estos síntomas pueden variar según la persona y según las condiciones y la exposición. Además, estos gases no se evaporan y desaparecen, sino que, durante la noche, al enfriarse, son reabsorbidos por los materiales para volver a ser liberados al día siguiente.

La regulación está en marcha: se acabó el olor a coche nuevo

Quizá a muchos le suene todo esto a chino, y es que es en Asia donde se reportan la mayoría de estos problemas. De hecho, este aroma tan particular es uno de los principales problemas que señalan los chinos en las encuestas tras la compra de un vehículo nuevo. En Corea del Sur, hasta la mitad de los conductores afirma haber sufrido algunos de los síntomas anteriormente mencionados, lo que llevó al gobierno del país a aprobar una regulación para poner fin al olor a coche nuevo. Similares acciones se han llevado a cabo en Rusia y Japón.

se acabó el olor a coche nuevo

En China, las medidas entrarán en vigor en julio de 2021, por lo que las marcas deben adaptarse rápidamente. Sería lógico pensar que estos cambios se exportarán al mercado europeo, más todavía al saber que la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (CEPE) ha creado un marco para fomentar “la reducción del uso de materiales y productos químicos que pueden ser perjudiciales para los humanos”. Además, ha abogado por un “mayor uso de materiales amigables con las emisiones, mejorando la calidad del aire en la cabina de pasajeros”.

El fin del olor a coche nuevo terminará con uno de esos placeres culpables de disfrutar de algo desagradable, pero también supondrá una mejora en cuestiones de salud. ¿Habrá que contar es con una subida de precios para amoldarse a las nuevas normativas? Con el fin del olor a coche nuevo, en un futuro solo quedará el ambientador de pino como fragancia particular de nuestros coches.

Fuente: Autocar, HowStuffWorks.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta