Recientemente Tesla lanzó su actualización de software V10. Como en los teléfonos móviles, se ofrecían al usuario nuevas funciones y había una de ellas que levantaba muchas expectaciones. Se trata de Smart Summon, una tecnología que permite que el vehículo vaya a recoger al usuario de forma autónoma a la entrada del parking siempre que esté dentro de su campo visual. Antes la función Summon solamente permitía que el usuario hiciera ir al coche hacia delante o hacia atrás desde fuera.

El caso es que esta funcionalidad todavía está en fase beta y algunos usuarios que la han estado probando en Estados Unidos han reportado algún que otro fallo. De hecho, algunos casos han terminado casi en accidente (y uno de ellos sin el casi). Como Smart Summon todavía está en pruebas los usuarios serán responsables de los posibles daños. Y como una imagen vale más que mil palabras, a continuación vamos a mostrar un caso muy ilustrativo.


Este usuario estaba probando el Smart Summon de su Tesla Model 3 en un parking abierto y con tránsito y la cosa salió mal. Lo iba dirigiendo con su móvil mientras lo grababa, pero la acción terminó con un impacto. El Tesla se acercó demasiado a un Lexus que estaba saliendo de su plaza y se paró demasiado tarde para evitar el golpe. Es cierto que la situación es un tanto polémica y que tampoco está claro de quién sería la culpa, porque es el Lexus el que golpea.

En ese momento empiezan las dudas sobre responsabilidad mientras se usa esta función cuando esté totalmente implementada. Ahora será el usuario quien cargue con ella, pero cuando esté todo afinado sería la marca la que tendría que responder si pasa algo. Lo que parece quedar claro es que no es demasiado recomendable lanzar una beta de este tipo para que la prueben los usuario, porque podría comprometer su seguridad.


En este otro caso se puede ver como el Smart Summon parece estar funcionando bien pero se llevó un susto al venir otro coche. El Tesla parecía no detectarlo a tiempo y el usuario levantó el dedo de la pantalla, de forma que se paró y el segundo coche también pudo frenar antes de que terminara en accidente. Aunque la función todavía tiene que mejorar, también hay casos en los que la maniobra ha sido satisfactoria y se ha conseguido el objetivo (aunque en un parking desierto).

Fuente: Automotive News

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta