El nivel de la tecnología utilizada en la F1 es una ventaja tanto en la pista de competición como en otros sectores como la aeronáutica, el ciclismo, el transporte público o, como hace poco ha descubierto Williams, para incubadoras que protejan a los recién nacidos al ser transportados en medios de transporte de emergencias.

Cada año, el equipo Williams de Formula 1 invierte más de 114 millones de eros intentando construir coches de carreras lo más veloces posible. Ahora, el equipo hermano centrado en Ingeniería Avanzada y ubicado en Grove, oxfordshire, utilizará esa tecnología también en el mundo de la sanidad buscando la mejor protección para los bebés a través de este invento bautizado como Babypod 30.

La incubadora, o cuna de transporte, consiste en una ligera caja de 9,1 kilos con un cristal transparente deslizante y un interior acolchado para evitar que los infantes, que ya están lesionados, sufran daños más graves. El transporte se realizaría por medio de una ambulancia o helicóptero.

La clave de este tipo de productos es hacerlos parecer simples pese a su complejidad técnica, de hecho, aunque parezca sencillo de crear, es el fruto de un intenso trabajo de desarrollo. El material utilizado es fibra de carbono, el mismo utilizado en los coches de F1.

La empresa ha estado trabajando en un diseño que contenga tecnología avanzada para el cuidado de la salud de los neonatos, extremadamente frágiles durante sus primeros días de vida. Por eso, la incubadora cuenta con materiales que mantienen la temperatura del interior constante y protegen de vibraciones y ruidos a sus inquilinos.

Las incubadoras actuales cuentan con la misma tecnología pero son pesadas y requieren un equipamiento extra para obtener energía eléctrica. Además, suelen necesitar también un transporte especial para su traslado mientras que esta nueva invención podría ahorrar mucho en tiempo, imprescindible en esas situaciones de emergencia para salvar vidas, y en recursos.

Con vistas a ser implantado en otros hospitales, la incubadora con tecnología de F1 está siendo utilizada en el servicio de transporte infantil en un hospital de Londres, con vistas a expandirse al resto del mercado donde se podrán encontrar por 5.000 libras la unidad. No es la primera vez que una empresa relacionada con la automoción se involucra en temas relacionados con la natalidad, Ford propuso hace poco una cuna que simulaba el movimiento de un coche.

 

 

Fuente: BBC

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta