Logo de Noticias Coches
Open door warning light
Luis Blázquez

¿Costaba tanto generalizar un indicador de puertas abiertas en condiciones?

En líneas generales, los coches llevan bastante tiempo equipados con una luz de advertencia de puertas abiertas. El cerebro del vehículo monitorea los sensores que hay instalados sobre ellas y alerta al conductor cuando detecta que una de las puertas no está completamente cerrada. Es una buena medida de seguridad para evitar que se abran mientras conduces o que te roben con más facilidad al aparcar.

A veces, una innovación muy útil y que mejora el día a día puede ser muy simple, incluso tan sencilla como, digamos, cuatro luces y un pequeño dibujo de un coche. La innovación de la que hablamos es la pequeña pantalla en el cuadro de instrumentos de un vehículo que muestra qué puerta está abierta. ¿Y por qué le dedicamos un espacio a esta pequeña pero gran idea? Porque estamos desconcertados que no se haya convertido en un estándar en el mundo de la automoción, al menos hasta hace relativamente poco con el auge de los cuadros digitales.

Cuadro de instrumentos del Honda Accord (1976-1981)

Si bien pudieron existir algunos precedentes, fueron el Honda Accord y el Prelude de los 70 (1976 y 1978, respectivamente), algunos de los primeros vehículos de producción en masa con este sistema. Los coches siempre han tenido formas de hacernos saber que una puerta está abierta a menudo echando un vistazo al techo para ver si aquella luz estaba encendida, pero los fabricantes nunca se han molestado en decirte qué puerta no estaba bien cerrada. Eso ha derivado en muchos momentos familiares desagradables abriendo y cerrando todas ellas.

Con la tendencia de digitalizar los cuadros de instrumentos de los coches, una gran ventaja la encontramos en que ahora pueden decirte qué puerta en concreto no está cerrada, todo más fácil. Gracias a ellos, la persona que está junto a la puerta infractora puede ser alertada, la puerta se vuelve a cerrar y la vida continúa libre del caos de que todos abrieran y cerraran sus puertas a la vez. Es una pequeña cosa, pero ha hecho la vida un poco más sencilla frente a los tradicionales testigos con todas las puertas abiertas. Y ya existía hace casi cuatro lustros.

La configuración de Honda incluía un indicador para la puerta del maletero y las bombillas de las luces de freno, lo que la convertía en una configuración bastante avanzada para la época; ni Rolls-Royce tenía esta tecnología en los 80. Si bien a lo largo de los años, una gran cantidad de vehículos venían con pantallas similares en sus cuadros de instrumentos, lo que hace que nos llame la atención es la cantidad de vehículos que no tenían una tan útil como esta, especialmente en la década de 1990 y 2000 con innumerables berlinas y monovolúmenes.

Porque la mayoría de los coches tienen algún tipo de luz de puertas abiertas, pero es solo una luz, y en realidad no es mejor que lo que hace la luz de techo de un SEAT 131. Si crees que los costes son un problema aquí, ese puede ser un factor, ya que una sola luz tiene que ser más barata que varias. Hoy, en esta era en la que las pantallas LCD a todo color son cada vez más baratas, cada vez más coches implementan en ellas diagramas que indican cuál es la puerta que está entreabierta; y prácticamente cualquier coche de nueva factura lo hará.

Fuente: Jalopnik

  • coches clásicos
  • tecnología