En la cultura del automóvil de Australia siempre ha habido una marca por encima del resto. Holden era el único fabricante local y contaba con más de un siglo de historia. En la década de los 30 fue adquirida por General Motors y en los últimos tiempos se mantenía haciendo modelos específicos para el mercado local. Pero finalmente, el año pasado, cerró la fábrica de Elizabeth y con ello se puso fin a la industria automotriz en el país.

Aunque ahora parece que podría volver de un modo muy distinto a lo que acostumbraba. Al parecer Sanjeev Gupta, presidente de la Alianza GFG y fundador de Liberty House Group, está interesado en adquirir las instalaciones de Holden en Australia del Sur. Algunas fuentes locales apuntan a que el objetivo es el de desarrollar un vehículo eléctrico. Nada que ver con los motores V6 de gasolina que habitaban antes por esos lares.

La especialidad del Gupta y del negocio familiar es el comercio de metales (principalmente el acero) y otros materiales para la industria. Aunque no tenga experiencia en el mundo del automóvil, cuenta con un socio de lo más valioso: Gordon Murray. El padre del McLaren F1 ha hecho algunos proyectos por su cuenta (ahora tiene hasta su propia marca) y su tecnología de chasis modular ‘i-Stream’ es una de las más interesantes.

De esta forma, el destino de las instalaciones de GM en Australia podría ser el de fabricar eléctricos con estructura de carbono. Eso será posible si Sanjeev Gupta se hace con la factoría, que saldrá a subasta próximamente. Esta acción sería un buen aliciente para la economía local y a la vez un gran reto. No hay que olvidar que Toyota y Ford también habían cerrado sus plantas australianas debido a problemas como el alto coste de la mano de obra o la singularidad del mercado local, siendo claves las exportaciones.

Fuente – Automotive News

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta