Logo de Noticias Coches
araña
Redacción

La araña que trae de cabeza a Suzuki

Suzuki tendrá que revisar 19.249 unidades del Kizashi en Estados Unidos. Por una vez, no se trata de una llamada a revisión debido a problemas en un componente, o a un defecto de montaje. La culpa la tiene una araña. Resulta que el invertebrado, atraído por el olor de la gasolina, que le gusta más que un destornillador a MacGyver, se introduce en el conducto de ventilación del depósito de combustible… y allí comienza a tejer su tela tan tranquilamente.

El problema es que las telarañas pueden llegar a obstruir el conducto y no dejan salir los vapores generados por la gasolina. Eso crear una presión negativa (al no haber una toma que iguale la presión atmosférica). Es entonces cuando, con esa presión negativa, el depósito puede agrietarse y empezar a perder combustible, lo que conlleva algunos riesgos.

La solución que ha encontrado la marca nipona es instalar un filtro que evite la entrada de arácnidos. También sustituirá los depósitos de combustible que hayan sido dañados por las arañas. Al parecer, los vehículos afectados son aquellos fabricados entre octubre de 2009 y julio de 2012, y de momento no ha provocado accidentes o daños.

Puede parecer un caso sorprendente, pero no es la primera vez que ocurre. En 2011 Mazda ya tuvo que revisar 65.000 unidades del Mazda 6 por una causa muy similar. Entonces, a la araña de saco amarillo (cheiracanthium punctorium), también le dio por instalarse en el circuito de alimentación de los coches, atraída por el olor de la gasolina. La tela de araña taponaba los conductos del sistema y, llegado el caso, podría dar lugar a fugas en el depósito de gasolina (se habló incluso de riesgo de incendio, pero no se vio ni un solo caso).

La solución de Mazda entonces pasó por montar un resorte en la línea de ventilación del sistema de alimentación, para impeir que los arácnidos se instalasen dentro.

Vía: Motorpasión
Foto destacada: cc Flickr Canencia

  • animales
  • revisión
  • Suzuki
  • Suzuki Kizashi