Durante las III Jornadas Emociones y Bienestar, celebradas en el marco de la XVIII Reunión Anual de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés-SEAS y que ha tenido lugar en el Auditorio Fundación Mutua Madrileña, la Universidad Internacional de Valencia ha presentado un curioso estudio que relaciona la hepatitis C con problemas para la conducción.

La hepatitis C es una enfermedad crónica del hígado que en algunos pacientes puede provocar diferentes síntomas, como malestar emocional, depresión, aumento de la ansiedad e irritabilidad. Este tipo de alteraciones repercute en la conducción con una disminución significativa de la atención al volante, alteraciones en la percecpción y una reducción en el funcionamiento sensoriomotor.

El estudio, dirigido por el vicerrector de Ordenación Académica, Francisco Tortosa y la profesora Alejandra Hervás, tiene como objetivo describir en que medida la ansiedad y la depresión están presentes en los conductores portadores de la hepatitis C.

Según el censo oficial, en nuestro país existen un total de 26 millones de personas con carné de conducir. Los estudios epidemiológicos revelan que alrededor el 2% de la población española está infectada por el virus de la hepatitis C, por lo que según las estimaciones, aproximadamente medio millón de conductores tendrían alterada su capacidad para conducir.

En un estudio realizado en el año 2002, se consiguió demostrar que las personas portadoras del virus tenían síntomas de estrés similares a pacientes con ansiedad fóbica, trastorno obsesivo compulsivo y pacientes con psicoticismo e ideación paranoide.

Vía: Diario Crítico

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta