A pesar de que han pasado más de dos años de la entrada en vigor de la normativa que regula los badenes, las estadísticas revelan que más de la mitad de los instalados en España no cumplen con la regulación.

Cuestionados por los conductores, los badenes son un elemento disuasorio que obliga al piloto a reducir la velocidad y que por lo general suelen estar colocados en lugares especialmente transitados, como barrios residenciales o proximidades a colegios.

Pero la realidad es que la práctica se aleja bastante de la teoría y en la mayoría de las casos solo conlleva un aumento de las frenadas en seco. Muchos dispositivos están mal colocados, cuentan con una señalización deficiente o están en un estado ruinoso, y su uso, además de provocar daños en el vehículo, aumenta las posibilidades de sufrir lesiones lumbares o cervicales.

Badén en España

Según la reglamentación vigente que casi nadie cumple, la altura máxima permitida para los badenes es de 10 centímetros y las rampas de cada lado tendrán entre 1 y 2,5 metros, según la velocidad de la zona donde se instale.

Es muy problable que una gran parte de los conductores se haya topado en más de una ocasión con uno de estos badenes “ilegales”, así que deben saber que en tal caso lo ayuntamientos, además de la sanción administrativa, están obligados a correr con la pertinente indemnización en el caso de que alguno de los ocupantes sufriera una lesión. De hecho, ya habíamos hablado en coches.com de que la moratoria para adaptar los badenes finalizaba. ¿Harán caso ahora los ayuntamientos y mejorarán los badenes? ¿Tendrán dinero para ello?

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta