La semana pasada os contábamos la historia del “coche” que a partir de agosto recorrerá Marte, y eso nos hizo pensar en los problemas de logística que esa aventura puede acarrear: Imagina que cada vez que viajas tuvieses que  llevar todo el combustible necesario para llegar a tu destino y volver.

Ahora imagina que ese viaje fue a un lugar tan lejano como Marte. Hemos investigado y nos hemos enterado de que hoy en día el propulsor y el combustible suponen más del 90% del peso de una nave espacial. Es algo fundamental para el ahorro de costes y la conducción futura exploración espacial. Pues no hemos sido los únicos (ni los primeros) en pensarlo

La empresa de energía Shackleton (SEC) trata de establecer la primera base operativa en la Luna. Pretenden utilizar una mina de hielo para producir oxígeno líquido y propulsores de hidrógeno líquido para distribuirlas en naves espaciales a través de estaciones de servicio por primera vez en el espacio. No se trata de ciencia ficción: El plan es tener abierto este negocio en 2020.

Según el fundador de SEC Bill Stone, esta gasolineras orbitales son, junto a los lugares para prermanecer en órbita en que trabaja Virgin Galactic, esenciales para ampliar el espacio hunmano más allá del Planeta Tierra. El objetivo de la empresa es convertirse en el único suministrador de energía a los propulsores de cohetes en el espacio, además de proporcionar otros consumibles y servicios en la órbita terrestre baja y en la Luna para todos los viajeros espaciales.

¿Y cuánto cuesta un proyecto de este tipo? Stone cree que una expedición industrial a la Luna costaría unos 15.000 millones de dólares, comparable al coste de un gran complejo del Mar del Norte la producción de petróleo. Para poder estar abiertos en 2020, se planea lanzar dos misiones robóticas de exploración en los próximos cuatro años. Si esta misión de prospección tiene éxito, el siguiente paso es establecer una base lunar para comenzar la minería industrial y las operaciones de procesamiento.

La energía producidad por el agua lunar se ofrecerá a todos los países y empresas. Ahora la parte más complicada es recaudar fondos para crear simulaciones de trabajo de su programa espacial. Deben recaudar 1.2 millones de dólares por ahora llevan 3.665 dólares. Si aportas fondos para la misión te darán un certificado digital para reconocer su ayuda, aunque si aportas mucho quizá una base lunar pueda llevar tu nombre.

Aquí puedes ver un vídeo sobre el proyecto:

Fuente: Gizmag

1 COMENTARIO

Deja una respuesta