Renault está dando un nuevo aspecto a su gama de vehículos comerciales ligeros, algo que ya hemos visto con la Renault Kangoo Z.E. Concept que anticipa la próxima generación de la furgoneta compacta de la compañía. Al mismo tiempo, la compañía francesa también presenta nuevos cambios visuales para la Renault Master Z.E., la versión eléctrica del vehículo profesional más polivalente de la firma del rombo.

Las mejoras introducidas en el resto de la gama llegan a la versión más eficiente, la Master Z.E. Esta variante eléctrica aterrizó en el mercado hace poco más de dos años, en 2017, tomando todo lo bueno de la polivalencia y capacidad de carga que ofrece la Renault Master estándar, con los beneficios que supone integrar un sistema de propulsión eléctrico en detrimento de aquellos movidos por gasóleo.

En el frente, se abandonan los faros verticales en pro de unos más horizontales con la firma lumínica de “C” de la compañía. Asimismo, también integra una parrilla de mayor tamaño con un entramado cromado que añade un plus visual en cuanto a sensación de calidad se refiere. Hasta la llegada de la nueva Kangoo el año que viene, toda la gama Renault ya se ha uniformado bajo el mismo lenguaje de diseño.

En el interior tampoco encontramos grandes cambios, tan solo los justos y necesarios. La nueva Renault Master Z.E. ha visto sustituido su retrovisor central por una pantalla que reproduce las imágenes que toma la cámara ubicada en la zaga. También se añade una nueva pantalla monocolor de cinco pulgadas en el cuadro de instrumentos y un sistema de infoentretenimiento en el centro del salpicadero con conectividad Apple CarPlay y Android Auto.

La oferta de configuraciones de carrocería de la nueva Renault Master Z.E. es más limitada que las variantes de combustión. Renault ofrece la furgoneta eléctrica en seis versiones con tres longitudes (L2 y L3) y dos alturas, con un volumen útil de 8 a 13 metros cúbicos. Además, cuenta con soluciones de almacenamiento “Easy Life”, como un cajón cerrado y una bandeja en la cabina.

Mientras tanto, lo que sigue igual en la versión eléctrica es la batería de iones de litio con una capacidad de 33 kWh y el motor eléctrico R75 con 57 kW (el equivalente a 76 CV en un motor de combustión), que permite un alcance de 120 kilómetros en la vida útil real y 80 en caso de llevar cargas pesadas. La batería se puede recargar en unas seis horas con una toma de corriente de 32 amperios o mediante el cargador de a bordo de 7,4 kW. La velocidad máxima es de 100 km/h.

Se lanzará en septiembre de este mismo año a un precio todavía no disponible.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta