Audi ha anunciado recientemente que la decisión del Grupo VAG de enfocarse en la producción de coches híbridos y eléctricos podría significar el fin de sus motores V10 y W12, dos unidades que la marca de los cuatro aros ofrece en sus dos modelos más prestacionales de la gama: Audi R8 V10 y A8 W12. A pesar de ello, el enfoque de Lamborghini, marca hermana de Audi dentro del grupo alemán, parece será muy diferente: la firma italiana pretende mantener sus motores atmosféricos hasta próximo aviso.

En una entrevista con Autocar, el director de I+D de Lamborghini, Maurizio Reggiani, ha dicho lo siguiente: “ Mi sueño es poder mantener el motor atmosférico durante el mayor tiempo posible”. Para Reggiani los propulsores de aspiración natural son parte del ADN que identifica a Lamborghini y a sus emocionantes superdeportivos.

Queda claro, la firma de Bolonia quiere retrasar la electrificación de su gama de modelos el máximo tiempo posible. El motivo principal es que tanto los sistemas de propulsión híbridos como los eléctricos dotan a cualquier vehículo de un sobrepeso importante, algo simplemente inaceptable para un superdeportivo, según la marca de Sant’Ágata. A pesar de ello, en Lamborghini son conscientes de que no podrán mantener esta estrategia eternamente, y por eso ya han diseñado un sistema de propulsión híbrido para el Lamborghini Urus que combinará un motor V8 biturbo con un propulsor eléctrico. Según el jefe de I+D, el sobrepeso que antes comentábamos no será un problema para el SUV híbrido ya que la situación del peso en un modelo de estas características no ha de ser tan estratégica como en un superdeportivo.

De la entrevista con Reggiani también podemos presuponer que la firma transalpina está comenzando a trabajar en el desarrollo de un superdeportivo PHEV (híbridos enchufables), puesto que ya han pedido a sus proveedores que desarrollen motores eléctricos de alto rendimiento y baterías avanzadas.

Fuente – Autocar

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta