Parece que la polémica medida de los 110 kilómetros por hora para ahorrar energía no fue la única restricción pensada por el Ejecutivo. El Ministerio de Medio Ambiente, que dirige Rosa Aguilar, quiere limitar la velocidad de acceso a las ciudades a 80 kilómetros por hora como, o al menos eso aseguran, mecanismo para combatir los elevados niveles de contaminación que sufren las grandes y medianas urbes.

Así figura en el Plan Nacional de Calidad del Aire que el Ministerio ha colgado por error en su web de información pública. Y es que no estaba previsto que el documento viera la luz, circunstancia que ha sido subsanada en tan solo unas horas. El texto que debe ser consensuado y aprobado por todas las comunidades autónomas incluye como propuesta principal la susodicha reducción de la velocidad a 80 kilómetros por hora en las circunvalaciones urbanas y la introducción de peajes urbanos.

El Ministerio tenía previsto reunirse con representantes de las comunidades autónomas el pasado 13 de junio, aunque la cita tuvo que ser suspendida ya que muchos de los nuevos consejeros aún no habían hecho posesión del cargo tras las elecciones del 22 de mayo.

Además, el plan incluye la creación de sectores restringidos para los coches que más contaminan, los cuales estarían marcados por una pegatina roja que les impediría el acceso a determinadas zonas.

Rosa Aguilar propone también una amplia reforma fiscal que afectaría directamente al Impuesto de Matriculación, el de Circulación y el de Hidrocarburos, este último con la intención de equiparar la fiscalidad de los combustibles diesel y gasolina.

Aunque la efectividad de las normas puede ser incuestionable es poco probable que llegan a aprobarse ya que deben ser consensuadas con las comunidades autónomas y la mayoría de las gobernadas por la oposición ya se han encargado de mostrar su rechazo.

Vía: ELPAÍS

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta