El panorama es oscuro en las ventas de coches nuevos. Desde que acabó el Plan Renove, van once meses de caídas consecutivas. En el acumulado de los cinco primeros meses, el desplome interanual alcanza el 25,7 %. Es normal que en estas difíciles circunstancias los concesionarios pidan otro plan de achatarramiento que renueve el antiguo parque automovilístico español.

Por eso, cualquier opción resulta válida para incrementar las ventas. Los fabricantes de coches que hay en España están recurriendo de hecho a una fórmula que no es nueva en el sector, pero relativamente desconocida por la falta de datos para conocer su evolución.

Los expertos denominan a esta modalidad buy back y consiste en el establecimiento de acuerdos entre las marcas y las empresas de renting para ejecutar ventas de turismos a un precio más reducido, con descuento. Al cabo de unos seis meses, aproximadamente, los fabricantes recuperan los turismos y los vuelven a colocar en el mercado como vehículos de ocasión. Sin duda una buena operación para ambas partes y para el consumidor final, que accede a un vehículo seminuevo en buen estado, pero con una jugosa depreciación por el uso inicial.

Mediante este mecanismo de buy back een 2010 se vendieron 17.759 vehículos, cifra que representa un incremento del 35,51 por ciento respecto al ejercicio precedente, según los datos elaborados por MSI para Faconauto, la patronal de los concesionarios.

Atendiendo al volumen de ventas mensual se puede apreciar con claridad el auge que adquiere esta fórmula en los meses previos a Semana Santa y las vacaciones estivales, así como el fuerte descenso que experimentan las ventas en el periodo posterior. Marzo, con 4.809 unidades comercializadas, fue el mes estrella de las “recompras”, seguido de cerca por el de mayo, con un total de 4.320 unidades.

Así, frente a las 9.325 unidades comercializadas bajo la fórmula buy back en los cuatro primeros meses de 2010, durante el mismo periodo de este ejercicio las marcas han vendido un total de 26.379 unidades, lo que supone un espectacular crecimiento del 182,88%.

Frente al buy back, las automatriculaciones destinadas a la exportación o que bien se colocan en el mercado como vehículos kilómetros cero, experimentaron un notable desarrollo en 2010, con 136.830 unidades comercializadas, frente a las 115.732 de 2009, lo que supone que año sobre año esta modalidad aumentó un 18,23%.

Los mejores meses para este modelo de ventas fueron marzo, junio, julio y noviembre, aunque hay quien no las denostan ya que penalizan la rentabilidad de concesionarios y distribuidores.

Quizás por esta razón y la práctica paralización del negocio que sufren muchos profesionales dedicados a la venta de turismos, con dos unidades comercializadas al mes en muchos casos, han propiciado el descenso de este recurso en los cuatro primeros meses del año en curso, con un total de 32.510 operaciones, frente a las 50.606 contabilizadas en el mismo periodo de 2010, lo que supone una caída interanual del 35,76%.

Fuente: El Economista

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta