El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, ha solicitado a los principales grupos parlamentarios que promuevan una propuesta para enmendar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2011, actualmente en tramitación. Los vendedores quieren que incluyan un programa de ayudas directas a la compra de coches similar al desaparecido Plan 2000E.

Ganvam se suma así a la propuesta presentada por la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles (ANFAC) que ha iniciado también contactos con las formaciones políticas mayoritarias para recuperar estos incentivos.

En su argumentación, Ganvam recuerda la crítica situación que atraviesa el sector de la distribución, debido a la desaparición del Plan 2000E y la subida de dos puntos del IVA desde julio. Ambos factores han retraído la demanda en este segundo semestre, situando la cifra de matriculaciones en niveles de los años noventa, con caídas superiores al 25%.

Según los vendedores, el Plan 2000E se ha cancelado de una manera “incomprensible”, cuando en realidad concurren una serie de circunstancias que avalan su permanencia:

– En primer lugar, explica, este programa no supuso en ningún caso una merma de ingresos para el erario público sino que, por el contrario, generó un saldo fiscal positivo a favor de Hacienda al recuperar “con creces” la inversión realizada gracias a las aportaciones vía impuestos de Matriculación, IVA y Carburantes. “El ministro de Industria, Miguel Sebastián, cuando presentó el Plan en el Congreso, utilizó una frase muy gráfica para explicar los efectos económicos de este plan al decir que se daba la circunstancia de “lo comido por lo servido”, dijo Sánchez Flores.

– Por otra parte, el Plan 2000E favoreció la renovación del parque automovilítico, con las ventajas inherentes en términos de siniestralidad y ahorro de emisiones, ya que garantizó la retirada de vehículos usados de más de diez años. El parque nacional de turismos es, junto con el griego, uno de los más viejos de Europa, ya que el 34% de nuestros vehículos superan esta edad.

– En tercer lugar, la patronal de los vendedores opina que amparar la supresión del Plan 2000E en la decisión de los principales países europeos de nuestro entorno de retirarlo es un argumento insostenible, si se considera que en otros países estuvo en vigor 18 meses mientras que en España ha durado 12.

Desde Ganvam afirman que el sector de la automoción no busca estar permanentemente subvencionado, sino sólo mientras dure lo peor de la crisis. Por ahora, las únicas ayudas conocidas son las destinadas a la compra de coches eléctricos.

Vía: Ganvam

2 COMENTARIOS

  1. El gobierno recauda por la venta de coches, claro que sí… impuesto de matriculación, iva, impuestos a los carburantes… ¿entonces por qué no promover la renovación del parque móvil español, cada día más viejo, si no le cuesta nada? Ya lo dijo Sebastián, que las ayudas eran “lo comido por lo servido”…

Deja una respuesta