El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, insiste en que la contribución del sector del automóvil a las arcas públicas sería mucho mayor con una renovación del Plan 2000E que con la subida de dos puntos del IVA prevista por el Gobierno a partir de julio.

La experiencia ha demostrado que con este programa, el Estado no sólo recupera las ayudas vía impuestos (Impuesto de Matriculación, IVA y carburantes), sino que además obtiene un saldo neto positivo a favor de la Hacienda Pública.

concesionario_cochesSánchez Torres salió así al paso de las declaraciones realizadas por el titular de Industria, Miguel Sebastián, quien descartó que la subida del IVA vaya a repercutir sobre los precios de los coches, rechazando prorrogar el Plan 2000E de ayudas a la compra, que se agotarán previsiblemente en la primavera. Hasta la fecha ya se han consumido prácticamente el 70% de los nuevos fondos.

El presidente de Ganvam señaló que si bien la subida del IVA está provocando que los automovilistas adelanten sus compras al primer semestre, advirtió que se corre el “grave riesgo” de que a partir del verano se desplomen las ventas al confluir en el tiempo esta medida con el fin de las ayudas.

El presidente de Ganvam recordó que el alza de dos puntos en el IVA, además de elevar el precio de los carburantes, supondrá un encarecimiento del precio de los vehículos de entre 400 y 500 euros de media, a los que hay que añadir la supresión de unas ayudas de hasta 2.000 euros, por lo que podríamos estar hablando de un sobrecoste a partir de julio de hasta 2.500 euros para los automovilistas que decidan comprarse un coche.

Los vendedores reconocen desconocer a día de hoy cómo reaccionarán a esta subida, si trasladándola irremediablemente al consumidor  -lo cual parece difícil ya que su rentabilidad está en mínimos- o tratando de asumirla a través de descuentos, para no provocar un derrumbe del mercado similar al del primer semestre de 2009, con caídas superiores al 40%.

La muerte prematura del Plan 2000E en abril puede volver a colocar a los concesionarios en una situación dramática que, si bien están consiguiendo sobreponerse a la crisis, pueden verse avocados al cierre de sus negocios. Ganvam estima que alrededor del 10% de los concesionarios y compraventas han cesado en su actividad desde que se desatara la crisis, lo que ha supuesto la pérdida de cerca de 30.000 puestos de trabajo.

Las matriculaciones aumentaron un 56,7% en la primera quincena del mes de marzo, según los datos del Instituto de Estudios de Automoción. Las compras de particulares crecieron un 55,5%, mintras que las ventas al canal de empresas no alquiladoras lo hicieron en un 23,8%. Las grandes protagonistas fueron las matriculaciones de rent a car con un espectacular crecimiento del 92,4% en estos primeros quince días del mes.

Vía | Ganvam

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta