Según informa el diario alemán Der Spiegel, Audi, BMW, Daimler, Porsche y Volkswagen podrían haber creado comités industriales secretos para acordar la fijación de precios de los sistemas de tratamiento de las emisiones de sus vehículos diesel, según informa el diario alemán Der Spiegel.

La información se ha filtrado a las autoridades alemanas que supervisan el mercado de la competencia a través de una carta anónima en la que se indica que alrededor de 200 empleados de Volkswagen, Daimler, BMW, Audi y Porsche habrían participado en alrededor de 60 comités industriales conjuntos para discutir sobre aspectos relacionados con el desarrollo de los vehículos, equipamiento de frenos, motores gasolina y diesel, cajas de cambio y sistemas de tratamiento de los gases de escape.

Según la información publicada por Der Spiegel, el pasado 4 de julio Volkswagen podría haber reconocido ante las autoridades de competencia alemanas haber participado en algunas prácticas ilegales en contra de la ley de competencia. Los fabricantes habrían aprovechado sus reuniones secretas para acordar igualmente la elección de proveedores de componentes para la producción de sus distintas gamas de vehículos así como el precio a pagar por las piezas.

El diario alemán afirma que desde 2006 los fabricantes implicados vienen reuniéndose para pactar los costes del sistema Adblue de tratamiento de las emisiones de gases de los motores diesel que todos ellos han aplicado a sus vehículos de nueva generación. Uno de los puntos acordados fue el relativo al tamaño en el coche de los depósitos del líquido destinado al tratamiento de los gases, acordando instalar uno de pequeño tamaño.

Recordemos que por un asunto semejante, relacionado igualmente con la fijación de precios y el retraso en la introducción de nuevas tecnologías en el mercado, la Comisión Europea de la Competencia condenó al cartel formado por los principales productores de camiones en Europa al pago de una sanción de 3000 millones de euros y a la devolución a los compradores del dinero de más que tuvieron que pagar debido a esos acuerdos, que la comisión estimó pueden alcanzar incluso el 20 por ciento del valor de los mismos.

En Alemania, la pasada semana tanto Daimler como Audi, Volkswagen y Porsche anunciaron la puesta en marcha, de manera voluntaria, de macro campañas de revisión para casi cuatro millones de coches (sumando las cifras de las distintas marcas).

Según el diario sensacionalista alemán Der Spiegel, tanto los Grupos Volkswagen y Daimler habrían presentado a las autoridades alemanas de defensa de la competencia documentos en los que se autodenunciaban con el fin de limitar así —tal y como establece la normativa al respecto—el pago de las posibles sanciones que pudieran serles impuestas.

El Gobierno alemán ha convocado a los fabricantes de automóviles alemanes a mantener una reunión el próximo día 2 de agosto, en la que los fabricantes esperan obtener garantías para sus clientes de que estos podrán circular con sus coches diesel ante el actual debate abierto en torno a la posible prohibición de los vehículos más contaminantes.

BMW se desmarca

Tras las publicaciones, el Grupo BMW ha emitido un comunicado en el que “rechaza categóricamente” tales acusaciones y afirma que “la tecnología específica de BMW asegura bajas emisiones en la conducción real”.

“Como cuestión de principios los vehículos de BMW Group no se manipulan”

“Como cuestión de principios —insiste el fabricante alemán—: los vehículos de BMW Group no se manipulan y cumplen con los respectivos requisitos legales”. Según el comunicado, “BMW Group rechaza categóricamente las acusaciones de que los vehículos diésel Euro 6 vendidos por la compañía no proporcionan un tratamiento adecuado de los gases de escape debido a que los tanques AdBlue que son demasiado pequeños.

Para BMW, la tecnología que emplean sus coches “se diferencia claramente de otros sistemas en el mercado. Competimos para ofrecer los mejores sistemas de tratamiento de gases de escape: a diferencia de otros fabricantes, los vehículos diesel del Grupo BMW emplean una combinación de varios componentes en el tratamiento de sus emisiones de escape. Los vehículos que utilizan inyección de urea con AdBlue (SCR) para tratar las emisiones de escape también emplean un convertidor catalítico de almacenamiento de NOx. Con esta combinación de tecnologías, cumplimos con todos los requerimientos legales de emisiones y también obtenemos un muy buen rendimiento en emisiones en condiciones de uso real. Esto significa que no hay necesidad de recordar o actualizar el software que BMW emplea en sus turismos con motores diesel Euro 6”.

Según BMW, “la combinación de ambos sistemas, junto con la recirculación de los gases de escape, requiere de un nivel más bajo de inyección de AdBlue, lo que se traduce en un consumo de AdBlue muy bajo en comparación al de otros fabricantes. Esto permite no sólo optimizar el tamaño del depósito de AdBlue, sino también conseguir emisiones muy bajas en condiciones reales de conducción”.

BMW ha confirmado su “su compromiso de llevar a cabo sin costo alguno para los propietarios de los vehículo una actualización voluntaria de software en sus turismos con motores diesel Euro 5. La actualización ya incorpora los conocimientos adquiridos en materia de emisiones durante los últimos años gracias a lo cual se logran importantes nuevas mejoras en las emisiones”.

En todo caso, en el Grupo BMW “Consideramos que esto forma parte de un plan global y conjunto de medidas que involucran a los municipios y a la industria, para mejorar aún más la calidad del aire en el interior de las ciudades sin una prohibición general de conducir, en el contexto de la “Cumbre de Diesel” que se celebrará el próximo 2 de agosto en Alemania.

Fuente: Der Spiegel, BMW
Vía: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta