El mercado español del automóvil sigue en progresión positiva, aunque un análisis algo más detallado indica que quienes están realmente haciendo progresar positivamente las ventas son los llamados canales de matriculación profesionales, los correspondientes a empresas y alquiladores. Entre ambos han matriculado 359.108 unidades durante estos primeros seis meses, lo que representa el 53,8 % del mercado español, un porcentaje levemente superior al que registraban el año pasado cuando con 322.163 unidades matriculadas entre ambos canales su cuota de mercado era del 51,7 %.

Eso quiere decir que en apenas un año, el peso de las matriculaciones de particulares sobre el total del mercado español ha descendido 2,1 puntos. Muchos directores generales verían peligrar su puesto con una caída semejante. Durante el primer semestre de 2017 los particulares matricularon 308.386 turismos (+2,4%), las empresas 183.386 (+13,9%) y las alquiladoras 175.722 (+ 9%).

El buen comportamiento de los canales profesionales se ve también reflejado en la positiva evolución que las matriculaciones realizadas a través de contratos de renting está teniendo. De enero a junio las operadoras de renting matricularon 141.000 unidades, un 23,20 por ciento más. La penetración del renting sobre el total del mercado es del 18,07 por ciento, lo que supone un crecimiento de 3,22 puntos frente al 15,85 por ciento que pesaba sobre el total del mercado en el primer semestre de 2016.

El producto cada vez atrae más. “El renting mantiene una cuota de penetración en el mercado muy elevada, 18.7 %, que demuestra que es un servicio consolidado. Aunque desde la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER) creemos que aún existe mucho potencial de crecimiento y aún hemos de seguir uniendo esfuerzos para transmitir las ventajas del renting a toda la sociedad”, afirma Agustín García, presidente de la AER. Entre todas las operadoras de renting invirtieron 2.653 millones de euros en la adquisición de nuevos modelos para la flota en alquiler, lo que supone un aumento del 23,45 por ciento respecto del primer semestre de 2016.

Y un dato de importancia más. Durante el primer semestre de 2016, las matriculaciones se vieron favorecidas por las ayudas del Plan Movea. De aquellas se beneficiaron los compradores de vehículos de energías alternativas y, a la postre, también los del PIVE, porque parte del presupuesto del Plan Movea que no llegó a realizarse se destinó a apoyar las compras que pudieran beneficiarse del Plan Pive, que terminó en octubre de 2016.

Desde entonces hasta ahora el mercado se ha desarrollado sin ningún tipo de incentivos para la compra, salvo las ofertas y promociones que los fabricantes y concesionarios han habilitado por su cuenta.  La buena marcha de la economía ha permitido que el mercado siga creciendo gracias al notable impulso que pymes y autónomos están experimentando, pero la falta de ayudas a los particulares se deja notar excesivamente en sus matriculaciones. Eso hace que todavía estemos lejos de recuperar la cifra de matriculaciones previa a la crisis, Entonces se vendían más de 1.600.000 unidades al año, frente al actual 1.150.000. Es decir, seguimos medio millón de unidades por debajo de las matriculaciones que se realizaban en el mercado español antes de la crisis. Esa que muchos dícen que ya ha pasado.

Vía – Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta