El Mazda MX-5, el roadtser más vendido de todos los tiempos, ya cuenta con una nueva versión especial. Se trata del nuevo Mazda MX-5 100 Aniversario, que conmemora el centenario de la histórica marca y que se inspiraen el Mazda R360 Coupe, el primer turismo vendido por la firma nipona.

Esta edición, que llegará también a otros modelos de la marca, llega en septiembre al mercado español por un precio de 32.835 € (no incluye descuentos). No habrá muchas unidades, asi que si te enamoras de ella, has de ser rápido.

Se asocia a la carrocería Soft-Top (con techo de lona, existe otra con techo rígido, el MX-5 RF) y a la mecánica menos potente de la gama, que ojo, no resta un ápice de diversión en la conducción de este modelo de propulsión. Hablamos del 1.5 SkyActiv-G con 132 CV, que se asocian al delicioso cambio manual de seis relaciones. Las prestaciones no son nada malas, pues es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos y, de seguir a fondo con el pie derecho, alcanzar los 203 km/h. Y con unos consumos medios comedidos, pues homologa 6,3 l/ 100 km.

El Mazda MX-5 100 Aniversario tiene una carrocería en blanco perlado, que combina a la perfección con la capota y la tapicería en piel, ambos en color burdeos o los arcos antivuelco en negro brillante. Las llantas de 16 pulgadas tienen el emblema 100 Aniversario grabado, un detalle que encontramos también en las aletas delanteras. La funda de la llave es también especial, así como las alfombrillas.

Además de estos detalles que lo diferencian estéticamente, el resto de la dotación es muy completa ya que incluye de serie faros LED, el climatizador, asientos calefactables, ordenador de viaje, acceso sin llave y arranque por botón o los sensores de lluvia y luces, entre otros. En el sistema multimedia cuenta con una pantalla de 7 pulgadas con Bluettoth y puerto USB, compatible con Apple CarPlay, Android Auto y que integra la cámara de visión trasera, así como seis altavoces.

Fuente: Mazda
Galería de fotos:

Ver galeria (23 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta