Porsche es una marca que se caracteriza por sus éxitos deportivos en los principales circuitos internacionales, como las 24 horas de Le Mans. La siguiente lista recoge los mejores coches de la marca sin tener en cuenta a los maravillosos 911 ya que ellos merecen su lista a parte.

Desde el 904 Carrera GTS hasta el Cayman GT4, la historia de Porsche parece infinita y todo incita a pensar que el fabricante seguirá sorprendiendo en el futuro.

1953. 550 Spyder

El primer bólido propuesto por Porsche es quizás el más famoso desde que el joven James Dean murió en uno de ellos. Utilizando una versión de cuatro cámaras, el 550 estableció pronto su reputación como el asesino de gigantes.

1955. 356A Carrera

Hasta en foto resaltan sus curvas y brillos. La estética convierte al 365A Carrera en un coche emblemático de la marca. Tomó su motor prestado del 550 Spyder para resultar en un vehículo que fuese igual tanto en la calle como en el circuito.

1957. 718 Porsche

Continuando su trayectoria con los Spyder, Porsche continuó con el 718. Utilizó una evolución del mismo motor que movió el Spyder 550 y el 356 Carrera con una nueva chasis tubular. Su peso comenzó en los 498 kilos movidos con un motor de cuatro cilíndros de 142 caballos de potencia.

1964. 904 Carrera GTS

La última generación de los coches de carreras de cuatro cilindros es el 904 GTS, un ligero bólido de acero con un cuerpo de fibra de vidrio. El Carrera llegaba a los 185 caballos de potencia, lo mismo que los coches con una cilindrada mayor.

1970. 914/6

El 914 fue el resultado de la unión en el desarrollo entre Porsche y Volkswagen pero que no tuvo muy buen recibimiento en su día. No llegaba al nivel de un 911 y era tan caro como para ser un Volkswagen. Movido con un motor de cuatro cilindros, se quedaba bastante lento y Porsche intentó arreglarlo instalando un motor de seis cilindros 2.0. de un 911T que no aumentó demasiado el precio y lo hizo más atractivo en el mercado.

1980. 924 Carrera GT

El 924 Carrera sufrió muchos de los problemas que también arrastraba el 914, hasta que Porsche decidió fabricar le fabuloso Carrera GT. Para homologar la versión del 924 Turbo para que pudiera competir en Le Mans, la marca construyó este Carrera GT con 210 caballos para la calle y 240 para el circuito.

1985. 944 Turbo

Aparte del poderoso Carrera GT, el resto de 924 eran más bien patos mareados para lo que Porsche acostumbraba. Para resolver ese tema, la marca dio al 924 una toma de refrigeración para los frenos más atractiva y un nuevo motor de cuatro cilindros en línea dando como resultado el 944. El Turbo y después el Turbo S acortó las cosas un poco más.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta