Con la actualización de la gama del deportivo Mercedes-AMG GT llega una versión inédita y más radical. Para los que no tuvieran suficiente con el Mercedes-AMG GT R, en el Salón de Los Ángeles ha sido presentado un ejemplar que va un paso más allá. Se trata del Mercedes-AMG GT R Pro, una variante que se beneficia de la experiencia de los de Affalterbach en competición e introduce mejoras que afectan a su comportamiento dinámico.

La mecánica es una de las pocas cosas que no cambian, pues seguirá montando el mismo V8 biturbo de 4.0 litros del AMG GT R. Va ligado a la transmisión automática AMG Speedshift de doble embrague y su potencia se mantiene intacta en 585 CV y 700 Nm de par. Gracias a ello este ejemplar acelera de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos y alcanza 318 km/h de punta. Aunque lo importante en este ejemplar no es qué hace, sino cómo lo hace.

El Mercedes-AMG GT R Pro podrá ser distinguido del resto de versiones gracias a un diseño llamativo. Monta un paquete de fibra de carbono para añadir algunos elementos como splitter frontal, aletines o difusor en este material. Se viste con una librea que evoca a la competición al ir surcado por unas rayas que lo surcan longitudinalmente y en el lateral. Aunque el cliente siempre tendrá la última palabra y podrá configurarlo al gusto.

Más interesante son las modificaciones a nivel aerodinámico, con novedades como los flics dealnteros o el splitter para reconducir el aire. De serie también cuenta con las soluciones activas ya vistas en el AMG GT R. Aunque parezcan nimiedades, en Nürburgring el piloto Maro Engel ha conseguido un tiempo con él de 7 minutos y 4,63 segundos, una mejora de casi 7 segundos respecto al modelo del que parte.

Parte de la culpa también es de la nueva suspensión que monta este Mercedes-AMG GT R Pro. Hablamos de un sistema totalmente ajustable (tanto la precarga del muelle como la compresión y el rebote de los amortiguadores) que permite lograr la máxima precisión dependiendo de las condiciones del circuito. También cuenta con una barra estabilizadora ajustable de fibra de carbono en el eje delantero, mientras que en el trasero es de acero.

Para mejorar el comporamiento dinámico también se ha buscado reducir el peso. Se consigue con el uso intensivo de la fibra de carbono, con los frenos carbocerámicos o con los asientos tipo baquet. Se suman unas llantas forjadas de cinco radios que recuerdan a la competición. También equipa el paquete Track (excepto en Estados Unidos, Canadá y China), que añade la jaula antivuelco, arneses de cuatro puntos y un extintor de incendios.

Fuente: Mercedes
Galería de fotos:

Ver galeria (26 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta