El 14 de septiembre de 1965 se estrenaba en televisión. Un programa antes inédito en el que un hombre adulto conduce el coche en el que se ha reencarnado su madre. Lejos de la temática surrealista del guion, la serie era una comedia que juntaba a las familias americanas en torno a sus televisores, aunque más tarde sería proclamada por los críticos como una de las peores series de todos los tiempos.

Esta ficción no fue la única comedia loca que se emitía en los años 60 en la caja tonta. Un caballo parlante, un genio sirviente de un astronauta, un chico playboy con una novia robot, son algunos de los muchos personajes imposibles que protagonizaban las imágenes de la caja tonta de aquel entonces.

En la canción de inicio, que se puede escuchar en el vídeo, con una melodía característica de las series de la época, los cantantes entonan la letra que dicta: “Todo el mundo sabe que en nuestra otra vida, todo el mundo regresa antes o después. Como cualquier cosa desde un gato hasta un caimán” y, ahora el plato fuerte que da tema al conjunto de 30 episodios de la única temporada producida “lo creas o no, mi querida madre decidió regresar como un coche, ella es mi estrella guía, un 1928 Porter”.

Cabe destacar que la marca de coches Porter C.O. existió, solo que tuvo que cerrar en 1928 por lo que el coche que se muestra en la serie no es producto de la marca original. Tal vez los productores que desarrollaron el guion eran fieles seguidores de la marca y decidieron hacerle esta serie como homenaje.

Fuera como fuese, el 5 de abril de 1966 terminaba la emisión de la serie y se perdía en el recuerdo la imagen del hijo, interpretada por Jerry Van Dyke, conduciendo el espíritu reencarnado de su madre de cuatro ruedas por el asfalto y a la que hablaba mediante el aparato de radio.

Fuente: 365 days of motoring

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta