MINI acaba de anunciar la versión más prestacional de uno de sus vehículos más polivalentes, el MINI Clubman John Cooper Works. Y lo hace con más de 300 CV bajo el capó, un sistema de tracción total con bloqueo mecánico del diferencial delantero y transmisión automática de ocho velocidades.

La última generación del motor de cuatro cilindros desarrollado para el MINI Clubman John Cooper Works cuenta con la tecnología BMW TwinPower Turbo, superando la unidad anterior en 75 CV de potencia máxima y 100 Nm. El resultado son 306 CV entre las 5.000 y 6.250 RPM y 450 Nm desde las 1.750 RPM. Eso se traduce en un 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y una velocidad máxima de 250 km/h limitada electrónicamente.

Las modificaciones del propulsor de 2.0 litros se basan en los conocimientos de carreras de John Cooper Works y comprenden un cigüeñal reforzado, un cojinete principal con una sección transversal extendida, pistones específicos, bielas, un nuevo amortiguador de vibraciones con enfriamiento optimizado y un turbocompresor más grande equipado con una válvula de escape para optimizar la respuesta del propulsor.

El cambio de marchas y el confort acústico también se han optimizado aún más. Las levas de cambio se montan de serie en el volante para hacer una selección manual de las ocho velocidades. Además, se ofrece una función Launch Control. La nueva transmisión automática también cuenta con un bloqueo integrado en el diferencial que, bajo condiciones de alta carga, puede generar un efecto de bloqueo del 39%.

El sistema de tracción integral ALL4 desempeña un papel central en la optimización de la tracción, la agilidad y la estabilidad del MINI Clubman John Cooper Works. En condiciones normales, toda la energía se envía a las ruedas delanteras. Pero si se detecta un peligro de deslizamiento en las ruedas delanteras, en una fracción de segundo, el diferencial transferirá el par motor a las ruedas traseras con la ayuda de una bomba electrohidráulica.

Los sistemas de suspensión y amortiguación de est versión del nuevo Clubman han sido reajustados y el control dinámico de estabilidad (DSC) y la dirección electromecánica están orientados a conseguir la máxima agilidad. Opcionalmente, también hay un chasis adaptativo con amortiguadores controlados electrónicamente. En el nuevo MINI Clubman John Cooper Works, tanto con el chasis deportivo estándar como en el chasis adaptativo, la altura es 10 milímetros inferior frente al resto de la gama.

De serie se equipan unas llantas de 18 pulgadas Black Grip Spoke, aunque se pueden montar otras más ligeras de la misma medida o de 19 pulgadas. La potencia de frenada queda garantizada por una pareja de discos de 360 mm en el eje anterior con pinzas de cuatro pistones y de 330 mm en la zaga. Como suele ser habitual en las versiones deportivas, las pinzas cuentan con un acabado en rojo el logotipo JCW.

Otras acentuaciones específicas del compacto en el exterior incluyen la pintura de contraste opcional en rojo para el techo y las carcasas de los espejos retrovisores, el logotipo John Cooper Works en la rejilla del radiador y el portón trasero, y una parrilla con estructura de panal de abeja. En el habitáculo encontramos un volante y asientos deportivos con reposacabezas integrados y el techo forrado en alcántara.

El equipo de serie incluye faros LED, acceso y arranque sin llave, distintos modos de conducción, un sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 6,5 pulgadas (de 8,8” opcional) y conectividad con Apple CarPlay. Junto a estas características, también está disponible el servicio de información de tráfico en tiempo real, un asistente digital personal y el portal de Internet en línea MINI.

Fuente: MINI
Galería fotos:

Ver galeria (56 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta