Este extraño artilugio ha sido bautizado como “Evolo” y segun su propio creador “Digamos que es un híbrido, un hermafrodita eléctrico que ni tan siquiera nosotros sabemos definir”. Asi define Aitzol Fernández su ultima creacion, un revolucionario vehiculo electrico. socio fundador de la ingeniería que le ha dado forma, IPG Araba.

El Evolo consume tan solo 0,2 euros cada 100 km. gracias, entre otras cosas, a su estudiando carenado. El sistema de este triciclo eléctrico ha sido diseñado con una electrónica de “asistencia variable” que adapta el esfuerzo del pedaleo a la capacidad del conductor. “Para que ande es necesario dar pedales, pero el sistema permite hacerlo con mayor o menor esfuerzo”, explica Aitzol. Evolo cuenta además con un sistema de recuperacion de energia en las frenadas, que ofrece tambien la posibilidad de recarga de las baterías cuando el motor está “reteniendo”, como en los descensos.El sistema de transmisión es sin cadena y no visible, para minimizar perdidas por rozamiento. Está preparado para un adulto y un niño (aunque sin capacidad para llevar equipaje) y es capaz de alcanzar los 60 kilómetros por hora. El precio de salida en el mercado oscilará entre los 7.500 y los 9.000 euros.

IPG Araba, asi se llama la empresa creadora, llevaba toda esta decada estudiando un modelo similar llamado Twike que ya rueda por los paises nordicos. “Es un vehículo híbrido que combina la tecnología de las bicicletas reclinadas con un motor eléctrico y nos preguntamos por qué no promoverlo aquí también”, recuerda Aitzol, socio fundador de la ingeniería alavesa. Despues de muchos desarrollos y prototipos, ademas de 700 kilometros de pruebas por el propio Parque Tecnologico de Alava y alrededores, IPG va a poner este año una docena de vehiculos en marcha con el fin de “testarlos en el mundo real”, para poder finalmente producirlo en masa. Si todo va bien con estas 150 unidades de prueba, tienen previsto fabricar entre 1.500 y 2.000 unidades. Para alcanzar este numero ya tienen acuerdos casi cerrados con ayuntamientos como el de Vitoria, París y Bidart, o parques tecnológicos como el de Álava, aunque la idea es exportarlo a otro paises:  “Tenemos que salir fuera porque un producto tan innovador como éste no tiene cabida natural salvo en los países nórdicos”, reconoce este ingeniero.

Vía: Noticias de Alava

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta