Según el diario árabe Al Sharq, la Policía de tráfico de Arabia Saudi ha multado con 5.400 riyales (1.065 euros) a los propietarios de vehículos, es decir a los maridos, por dejar conducir su coche a sus mujeres. Según ellos han desafiado a la ley, que prohíbe a las mujeres conducir sin la presencia de un hombre.

Ante esta situación, el portavoz policial se ha pronunciado diciendo lo siguiente: “Los casos fueron detectados cerca de la playa y en zonas no habitadas que todavía están en desarrollo”. Aunque lo más sorprendente ha sido que, según ellos, las mujeres “estaban conduciendo por diversión y no para aprender cómo conducir”.

La prohibición de las mujeres saudíes a conducir no es nada nuevo, ya que desde hace años las mujeres están intentado por revertir este hecho. Primero fue Manal Al Sharif y después Mayla Hariri, ambas detenidas por ponerse al volante de un coche sin la presencia de un hombre. Pese a esta situación, las mujeres no se han quedado paradas y siguen luchando por conducir.

Como consecuencia de estas injusticias se han producido manifestaciones en los últimos tiempos para acabar con esta situación. La última campaña ha sido convocada por activistas de los derechos de las mujeres, que instan a las propias mujeres a salir con sus coches el día 26 de octubre, con el fin de desafiar la prohibición y bajo el lema: “Que la mujer conduzca es una elección y no una prohibición”.

Para ser realistas, es muy posible que esto no acabe en nada, ya que al menos dos campañas en los dos últimos años no han conseguido cambiar esta situación, y encima las autoridades detuvieron a varias mujeres y les hicieron firmar compromisos de que no conducirían de nuevo.

En realidad no existe ninguna ley que prohíba conducir a las mujeres. Sin embargo, los ciudadanos deben emplear unos permisos de conducir emitidos por el país. Esas licencias no son concedidas a las mujeres, por lo que en la práctica hace ilegal que conduzcan.

Vía: Periodista digital
Foto: Wikimedia

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta